Skip to Content
Monday, 08 de February de 2016.
474

Autos clásicos

Jorge Esténger Wong
Riley RM

Mucho se conoce de los pequeños deportivos ingleses MG y Healy.  Sin embargo, buena parte de su historia está ligada a Riley de Coventry, una marca que nació desde 1898 y que desarrolló excelentes motores que, incluso, llegaron a propulsar modelos de ambas marcas. Fue una de las empresas automovilísticas pioneras de Gran Bretaña y su principal creación, dos motores de cuatro cilindros y de árbol de levas en la cabeza.

Jorge Esténger Wong
Stutz 1973

Fue en la ya lejana fecha de agosto de 1968 que el banquero neoyorquino James O´Donnel emprendió el intento de relanzar la marca Stutz. Todo comenzó dos años antes cuando conoció unos bocetos realizados por Virgil Exner –creador de los coupés Hawk de Studebaker de los años cincuenta, y quien parece tener un raro vínculo con las marcas “Stu…”– para recrear el Duessemberg.

Jorge Esténger Wong
Stutz Bearcat de 1914

El Stutz fue un auto de lujo extremo, hecho con perfección artesanal. La variedad de carrocerías, estilos y detalles podían ser ordenados por sus dueños de forma que cada Stutz podía considerarse una pieza única.  La producción en serie jamás existió para esta ostentosa marca norteamericana.

Jorge Esténger Wong
Mercury Grand Marquis 1985

El Grand Marquis fue el modelo del adiós de Mercury, veamos la historia de este modelo que alcanzó hasta cuatro generaciones y una permanencia de casi medio siglo en el mercado. Muchos han catalogado al Grand Marquis como un Ford Crown Victoria retocado.  Su común plataforma Panther es el mezquino origen de esta afirmación, ignorando que el gemelo inicial del Grand Marquis en Ford lo fue el LTD Landau, y que solo para 1980 lo sería el Crown Victoria.

Jorge Esténger Wong
Citroën Type A

El automóvil europeo disfruta aún de la reputación ganada por sus ancestros, cuando un puñado de visionarios logró desplazar la tracción animal de los vehículos terrestres y, de paso, dieron lugar a la nueva acepción de “automotores”.  André Citroën fue uno de esos precursores que con su empeño lograron la hazaña.

Jorge Esténger Wong
Buick 1952

El 8 de enero de 1954 sería especial para Vicente Manuel Montes Fernández.  Ese día, se levantó sin premuras y salió temprano a darse uno de esos placeres que, en ocasiones, nos permite la vida: compraría el automóvil que admiraba por cerca de dos años desde las vidrieras de Valliant Motors S.A., agencia automovilística sita por aquel entonces en Hospital, número 74 y calle 25, a unos metros del Malecón, en la habanera barriada del Vedado.

Jorge Esténger Wong
Simca Aronde 1959

Durante años amigos de las más disímiles latitudes se han preguntado cómo logramos en Cuba hacer andar los bellos autos de época que circulan con toda regularidad por nuestras calles. Este artículo pretende responder una parte de la interrogante: la restauración del auto que ha unido varias generaciones de mi familia, en un proceso que será largo y ojalá les resulte interesante.Veremos cómo echamos a andar, este pequeño auto de la post guerra francesa.

Jorge Esténger Wong
Alfa Romeo Alfetta GTV 2000

Los setenta fueron muchas cosas: la transición del reinado de la música pop y beat a la disco; la llegada de los tiburones y los E.T. a las pantallas de los cines y la increíble época en que a un deportivo le bastaban 130 CV para reinar entre los autos. Este era la temible potencia que Alfa Romeo ponía en su Alfetta y no confundir: este era un auto codiciado y Alfa una marca situada con toda solidez en el mercado.

Jorge Esténger Wong
SEAT 1400 Sport

En la retorcida historia de SEAT han existido momentos de gran interés y versiones poco conocidas que poseen una extraordinaria singularidad.  Este es el caso del 1400 Sport, un pequeño deportivo basado en la berlina de igual denominación y que gracias a su producción casi artesanal tuvo una imagen única.

Jorge Esténger Wong
Porsche 944

El Porsche 944 fue lanzado en 1981, pero su ritmo de asimilación fue tan lento que no sería hasta 1989 que llegaría al mercado esta versión conocida como 944 S2 Cabriolet. Este fue, sin dudas, un modelo infravalorado tanto por especialistas, como por compradores y que, sin embargo, ilustra de manera excelente todos los argumentos a favor de lo que se entiende por un deportivo con carácter.