Goggomobil TS, el deportivo más pequeñito

Creado: Dom, 11/03/2018 - 19:05
Autor: Jorge E. Wong
Goggomobil TS

Alemán, con todo lo necesario, pero sin nada extra. Así era uno de los más diminutos deportivos que han existido. Veamos.

El Goggomobil, o Goggo, fue un microauto de la oleada de los cincuenta, donde existieron muchas ofertas de carritos pequeñitos, muy baratos, para movilizar a una Europa devastada.

Lo presentó la empresa Hans Glas, de Dingolfing, en la Exposición Internacional de Bicicletas y Motos de Colonia de 1954. Entre sus mayores atractivos estaba el que se podía conducir con un carné de moto, más fácil de obtener.  

Al tener una acogida aceptable, los primeros modelos salieron de la línea de producción el 19 de enero de 1955, con un precio básico de unos 3 500 marcos alemanes de la época. El modelo básico se llamó T, y como el mítico auto de Ford, era básico hasta la medula, sin ningún extra posible. Para dar una idea diremos que sólo fue en 1957 que se añadió el segundo limpiaparabrisas, así como ventanillas que se podían abrir: inicialmente de correderas, y solo más tarde llegarían las de manivela.

Goggomobil TS, el deportivo más pequeñito

En principio solo estaba el motor de  0.245 l de cilindrada (245 cm3) y 13.6 CV, y luego de 1957 llegarían los de 0.293 l (293 cm3) y 0.392 (392 cm³), con 14.8 CV y 18 CV, respectivamente. En ese momento, vería la luz nuestro protagonista, el Goggo TS.

Existieron tres variantes del Goggo TS, una para cada motor disponible y que se denominaron TS 250, TS 300 Y TS 400 sucesivamente. Todos tenían 3.055 m longitud total, un ancho de 1.37 m y apenas 1.24 m de altura. Venían equipados con tracción trasera y caja de cambios manual, de cuatro velocidades.  

El motor era siempre de dos cilindros y dos tiempos, variando la cilindrada, según ya describimos. Cualquiera que fuera la planta escogida el consumo de combustible siempre fue inferior a los 5.0 L/100 km. Con esa configuración los alemanes se las arreglaron para empujar el  Goggo TS hasta la velocidad máxima de 105 km/h, en el caso de estar equipado con el motor “grande”. Además, disponían de dirección por cremallera, frenos hidráulicos e instalación eléctrica de 12 V.

Goggomobil TS, el deportivo más pequeñito

El Goggo se vendió bien, siendo dura competencia para otros modelos similares, como el Isetta de BMW. Tal vez por ello, BMW compró Hans Glas, en 1966, y el 30 de julio de 1969 cesó la producción del Goggomobil. En total se produjeron 284 491 unidades. También se licenciaron para fabricarse fuera de Alemania, sobre todo en Australia y Polonia y serían la base del conocido Trabant, de la RDA.  

Aunque parezca increíble hoy aún existen unos 2 500 Goggomobil funcionales: son alemanes.

Sobre el autor

Graduado de Ingeniería Mecánica Automotor en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (I.S.P.J.A.E.), en 1987.  Ha desarrollado toda su vida laboral dentro del sector automotriz. Ha colaborado de manera ininterrumpida, desde 1987, en diferentes publicaciones dedicadas al transporte –y en específico al automovilismo- entre las que se encuentran las revistas Transporte y Sendas, ambas adscritas al Ministerio de Transporte de Cuba. Es fundador de nuestra publicación, desde su número piloto, y ha colaborado en otras publicaciones del Grupo Excelencias.

Noticias similares