Más de 20 años con la Hyundai H-1

Creado: Dom, 15/04/2018 - 17:32
Autor: Jorge E. Wong
Hyundai H-1

Con más de veinte años de existencia la Hyundai H-1 ha devenido una competidora fuerte en el sector de las minivan. Hoy, muchos nos interesamos por conocer cuál fue el origen de este modelo al cual, en su momento, no prestamos mucha atención. 

Hyundai ha dejado de ser un fabricante de segunda. Su trayectoria puede ser graficada con la evolución de modelos como esta van H-1, de cuya eficiencia y fiabilidad he podido ser testigo por lustros.

La primera generación de la H-1, comercializada como H-100 en muchos mercados, sale al mercado en 1997. Estaba basada en el Mitsubishi Starex Delica –Hyundai mantenía un fuerte vínculo con el fabricante japonés– y fue ofrecida en una amplia gama de configuraciones, incluyendo monovolumen, minibuses, furgonetas y pick-up.

Era un vehículo sólido, robusto, de buena capacidad y mejor precio. De inmediato fue tomada en cuenta por quienes se dedicaban al renting, taxis, o funciones como ambulancias o reparto de mercancías, sobre todo en países de economías emergentes.

Hyundai H-1

Su movilidad era responsabilidad de un motor cuatro cilindros, diésel, de 2.5 L de desplazamiento con ocho válvulas y un solo árbol de levas. Tenía turboalimentador y generaba una potencia de 85 CV a 4000 rpm, con un par motor de 170 Nm. También se distribuyó en algunos mercados, sobre todo Latinoamérica, con un motor atmosférico, 2.6 L y 79 CV. Cualquiera de estas plantas se acoplaba a una transmisión manual de cinco marchas, aunque existía la opción de una automática de cuatro.

Como ha distinguido a Hyundai desde sus orígenes venía bien equipada, para su rango de precios, y ya en ese entonces ofrecía ABS, LSD y airbags. Las mejoras fueron continuas a lo largo de la serie, con cambios marcados en el año 2000, con una nueva fascia, motor de 2.5 L, pero ahora con 16 válvulas y doble árbol de levas, alimentado por inyección directa common-rail y un turbo soplando fuerte para elevar la potencia hasta los 123 CV y el par motor a los 360 Nm.

Hyundai H-1

El interior de aquella H-1 heroica no desmerecía, aunque no estaba a la altura de los líderes del momento. Sin embargo, sus elementos no se rompían y funcionaban por años con toda normalidad. Así eran los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado, el aire acondicionado o el sistema de audio, que comenzó ofreciendo radiocassette y fue evolucionando con el tiempo, hasta llegar a un reproductor DVD con seis altavoces.

Tenía frenos de discos delante y bandas en el tren trasero. La dirección era asistida y muy cómoda, haciendo que la conducción del Hyundai H-1 no cansara, aún luego de muchas horas seguidas. La primera H-1 se mantuvo en producción hasta 2007.

Sobre el autor

Graduado de Ingeniería Mecánica Automotor en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (I.S.P.J.A.E.), en 1987.  Ha desarrollado toda su vida laboral dentro del sector automotriz. Ha colaborado de manera ininterrumpida, desde 1987, en diferentes publicaciones dedicadas al transporte –y en específico al automovilismo- entre las que se encuentran las revistas Transporte y Sendas, ambas adscritas al Ministerio de Transporte de Cuba. Es fundador de nuestra publicación, desde su número piloto, y ha colaborado en otras publicaciones del Grupo Excelencias.

Te puede interesar