El triciclo Harley-Davidson de Pelusa

Creado: Dom, 11/11/2018 - 10:00
Autor: Willy Hierro Allen
Pelusa y su triciclo Harley Davidson

¿De quién es ese magnífico “trike” Harley? Pregunté y me dijeron: de Pelusa (Antonio Ramírez, mecánico de profesión y “harlysta” de corazón).  

Fue en el Rally ‘A lo Cubano’ Copa Castrol (noviembre 2018), parecía que acababa de llegar de Milwaukee (sede principal de Harley-Davidson en los Estados Unidos). Un clásico del modelo Servi-Car de 1955, rodando en La Habana, es algo que no podría escapar a Excelencias del Motor.

La Harley-Davidson Servi-Car nació en 1932 como paliativo automotor a la Gran Depresión económica sufrida por los Estados Unidos en 1929. Y se usó para entregar autos (nuevos o reparados) a domicilio, con el fin de no utilizar otro automóvil en el traslado. Se colgaba el triciclo detrás del auto a entregar y luego era usado por el empleado para regresar.

Trike de Pelusa al llegar

Pronto los Servi-Car tuvieron múltiples utilidades para la mensajería ligera, trabajos diversos a domicilio, vendedores ambulantes y muchos más. En la policía fue el transporte del agente con todos sus utensilios para los desvíos de tráfico, a menudo conducido por mujeres. El furgón pequeño, cerrado, le restó utilidad al “trike” y finalmente dejó de fabricarse en 1973.

El “trike” o triciclo Harley-Davidson de Pelusa es del año 1955 y, tras una completa restauración que duró más de tres meses, llevada a cabo por este mecánico (graduado de tecnológico), tornero, fresador y reparador de autos y motos (4T), ha logrado rodar en una de esas verdaderas joyas de la moto americana. Y es que Pelusa es amante de la marca de Milwaukee, conserva tres Harley-Davidson (HD) y vive orgulloso de ello.

Triciclo Harley Davidson de Pelusa en el Rally Copa Castrol

Los “trikes” HD, de los que quedarán alrededor de una docena en Cuba, se utilizaron por la Cuban Telephone Company para los ‘reparadores de calle’ quienes llevaban en el cajón trasero las herramientas y hasta una escalera plegable para subir al poste del teléfono. Cuentan que también se usaron por heladeros, que ponían su cartel encima del cajón.

El ADN ‘harlysta’ de Pelusa viene de su padre Armando Ramírez, teniente de la Policía Nacional Revolucionaria en los 60 y miembro de su Team de Acrobacia, quien en la sección Motorizada laboraba a bordo de una Harley-Davidson. Pelusa aprendió a girar en dos ruedas con él. Y cuando Pelusa ya fue grande y tuvo su Harley, se la llevó a su papá (hoy fallecido) para que la probara.

Triciclo Harley Davidson de Pelusa en el Rally Copa Castrol

Este ‘trike’ Harley-Davidson de 1955 que hoy mostramos lo compró Pelusa a principios de 2018. Recién dio un viaje a Ciego de Ávila (460 km al este de La Habana) y ganó en una Expo-Varadero de Motos Clásicas. Tiene un motor Flathead de 1200 cc, tres velocidades y marcha atrás. ¡Una pasada!

Fotos de: Rebeca Valdés

Sobre el autor

Fue mecánico y corredor de motocicletas en los años 60, hace periodismo desde 1971 con artículos sobre el transporte terrestre, aéreo y marítimo, es Licenciado en Periodismo desde 1979,  premiado en concursos, coautor de libros, escribió para radio y televisión, publica notas en medios nacionales y extranjeros, dirige publicaciones especializadas.

Te puede interesar