Coches enanos rodantes

Creado: Dom, 24/06/2018 - 10:00
Autor: Ana Paris
Dwaft Cars

Hay quienes transforman la chatarra de los autos en hermosas y colosales obras de arte, mientras otros utilizan desechos o materiales atípicos para construir verdaderas joyas, y así es el caso de Ernie Adams.

Este mecánico, cercano a los 80 años, lleva tiempo creando con sus habilidosas manos, desde cero, réplicas de autos clásicos americanos en miniatura. Para su confección aprovecha materiales que encuentra a su paso.

Todo puede ser reutilizado, hasta refrigeradores. Hay que tener mucha imaginación para visualizar de estos artefactos o chatarras un producto final: autos enanos o Dwaft Cars, que además son funcionales y pueden circular sin restricciones.

Dwaft Cars

El primero que construyó fue en el año 1965, una réplica de un Chevrolet de 1928 al que apodó Grandpa Warf y en el que empleó el acero de 9 refrigeradores. Luego le siguieron el Chevrolet Sedán de dos puertas de 1939, el Ford Convertible de 1942, el Ford Hillbilly de 1929, un Mercury Sedán de 1949, un Ford Sedán de 1934, un coche de carrera, y una nueva joya está en su producción.

Su casa en Maricopa, Arizona, se ha convertido en un garaje-museo muy particular al que llegan personas de disímiles lugares y países. Los visitantes se quedan alucinados al ver la colección de sus autos enanos, los que exhibe con orgullo y con los que pasea a diario.

Ernie no piensa desprenderse de ellos no obstante las ofertas tentadoras que sigue recibiendo, pues, sin duda, los autos de este  creador son todo un espectáculo digno de admirar y fotografiar.

Dwaft Cars

Sobre el autor

Graduada en el año 1989 en la Especialidad Español-Literatura. Colabora con la Revista desde hace 8 años. Comenzó escribiendo guiones infantiles para la TV y ha constituido un reto enorme escribir sobre temas tan variados para la Revista.

Noticias similares