Goodyear

Creado: Mié, 22/03/2017 - 03:51
Créditos
Willy Hierro Allen
Goodyear

El 29 de agosto del caluroso verano de 1898, Frank Seiberling, un hombre emprendedor, de 38 años, fundó la sociedad Goodyear (The Goodyear Tire and Rubber Company) con un capital de 100 mil dólares. Para comenzar su negocio de fabricación de neumáticos, compró un pequeño aserradero en la orilla del río Cuyahoga, al este de la ciudad de Akron, Ohio, en los Estados Unidos, con 3 500 dólares que le prestó su cuñado.

Así fue como se inició, hace 119 años, una de las mayores multinacionales del neumático, líder en el mercado estadounidense e iberoamericano. Tanto el caucho como el algodón requeridos, se traían desde muy lejos, hasta una fábrica sin salida al mar y con un solo medio de transporte: el ferrocarril. Pero nada impidió a Frank Seiberling llevar adelante su industria, que en ese momento ya presentaba favorable futuro con neumáticos para bicicletas y carruajes (todavía el automóvil no era fuerte).

Con tan sólo 13 empleados, la producción comenzó el 21 de noviembre de 1898. Los primeros productos fueron neumáticos para bicicletas, carruajes, almohadillas para las herraduras de caballos y fichas de póker. Se trabajaba 10 horas y el salario oscilaba entre 13 y 25 centavos la hora.  La nómina del primer mes de labor fue de 217. 86 USD, mientras que las ventas en dicho mes ascendieron a 8 246.00 USD. Goodyear siempre dio ganancias.

¿Y por qué se llamó Goodyear? 

En honor al norteamericano Charles Goodyear, inventor del proceso de la vulcanización del caucho. Natural de New Haven, Connecticut, Goodyear, investigador autodidacta, descubrió la vulcanización por pura casualidad, al derramarse un recipiente de azufre y caucho encima de la estufa. La mezcla se endureció y se volvió impermeable. Repuesto de su sorpresa, lo llamó vulcanización en honor a Vulcano, dios del fuego en la mitología romana, hijo de Júpiter y Juno, esposo de Venus.

Sin embargo, hoy se conoce que un proceso similar a la vulcanización, pero basado en el uso de materiales orgánicos (savias y extractos de plantas) fue utilizado por la cultura olmeca, 3.500 años antes, para hacer pelotas de hule destinadas al juego de pelota mesoamericano, en la época precolombina. Se sabe que Goodyear descubrió la vulcanización en 1839, pero no la patentó hasta el 5 de julio de 1843. La historia se supo en 1853, cuando escribió su autobiografía, siete años antes de morir, a los 60 años de edad. 

Aunque el científico e ingeniero británico Thomas Hancock haya patentado un proceso similar en el Reino Unido (21 de noviembre de 1843), Charles Goodyear es reconocido por la Historia como el inventor del proceso que dio lugar al neumático actual.

Créditos
Willy Hierro Allen

Noticias similares