La Estación de Villanueva en el corazón de La Habana

Creado: Dom, 05/08/2018 - 16:53
Autor: Yanay Prats Herrera
Estación de Villanueva

¿Sabía usted que en el espacio en que se emplaza el Capitolio Nacional estuvo la primera estación ferroviaria de La Habana?… litigios, polémicas, intereses encontrados; muchos los avatares superados para lograr su ubicación en ese céntrica área, hasta que el 1ro de abril de 1840 inicia la salida de trenes allí, desde la inaugurada terminal de Villanueva.

La estación debió su nombre al intendente de Hacienda Claudio Martínez de Pinillos, el conde de Villanueva —defensor de los intereses de la sacarocracia—, quien presidió la Junta de Fomento y fue impulsor clave del ferrocarril en Cuba.

Sin duda, una de las cuestiones con cierto picante en la historia de los inicios ferroviarios resultó el dónde ubicar en la capital, el punto de partida del trazado de la vía proyectada: la decisión fue más dilatada y discutida de lo que se pudiera imaginar.

Estación de Villanueva

La Comisión del Camino de Hierro determinó, a partir de planos y perfiles presentados por Alfred Cruger en calidad de primer ingeniero, que el ferrocarril partiera de la zona frente al tramo de muralla comprendido entre las puertas de Tierra y Monserrate.

La idea tuvo una acérrima resistencia por parte del capitán general Miguel Tacón, quien mostró animosidad en cuanto se le tocó el tema, y aunque alegó excusas referentes a la defensa de la ciudad, al parecer al gobernador no le gustaba nada el no tener protagonismo en una empresa de la que se vaticinaba notables ganancias.

No obstante, las gestiones de Villanueva —que movió todas sus cartas— ante las autoridades de Madrid, fructificaron y el 23 de abril de 1838 se expedía una Real Orden que autorizaba el traslado de la terminal ferroviaria hacia los terrenos del Jardín Botánico, función que para aquel entonces tenía el lugar.

Estación de Villanueva

Por lo que refieren grabados y testimonios de la época, la Estación de Villanueva copió en su estructura modelos norteamericanos, estaba formada por dos edificios principales separados por el área del ferrocarril, cuya fachada (columnas dóricas y puerta ojival) daba hacia el Campo de Marte, lo que hoy conocemos como Parque de la Fraternidad Americana.

Los pequeños detalles dan calidez a la historia del inmueble, se cuenta que es desde ese paradero donde, en 1862, marcha en tren el niño de 9 años José Julián Martí Pérez acompañando a su padre a Caimito del Hanábana.

Además, cuánto del espíritu libertador se fraguó solapadamente en aquel espacio, a través de maquinistas, fogoneros, conductores… colaboradores muchos de la guerra de independencia.

De Villanueva se sabe que el último tren salió el 30 de noviembre de 1912 a las 2:25 de la tarde; y aunque su vida como estación no fue muy larga (apenas 72 años), no pueden obviarse esos pasajes que refieren su paso por el corazón de La Habana, y también como símbolo de la pujanza criolla en el proceso de cristalización de la nacionalidad.

Sobre el autor

Noticias similares