Hispano-Suiza, el automóvil de lujo español

Creado: Dom, 04/02/2018 - 13:40
Autor: Willy Hierro Allen
Hispano-Suiza

Los automóviles de lujo Hispano-Suiza fueron famosos en la primera mitad del siglo XX. La fábrica sede estaba en Barcelona y había otra en Francia. Los Hispano-Suiza competían en exclusividad con los Rolls-Royce ingleses.

La historia del automóvil más lujoso fabricado en la península ibérica, tiene dos protagonistas: Marc Birkigt y la marca Hispano-Suiza. Pero ninguno de ellos está presente cuando empieza esta historia. Se cuenta que el industrial barcelonés Emilio La Cuadra vendió su central eléctrica para dedicarse a fabricar automóviles, en 1898.

Mientras, Marc Birkigt, después de diplomarse como ingeniero en la Escuela de Mecánica de Ginebra, se fue a Barcelona en 1899 invitado por un amigo para realizar el proyecto de un ómnibus eléctrico. La Cuadra, quien había construido un auto y algunos triciclos eléctricos sin éxito, contrató a Birkigt.

En 1901 la empresa de La Cuadra está en quiebra. Birkigt viaja a Ginebra y en 1902 vuelve a Barcelona. Un acreedor de La Cuadra, José M. Castro, funda J. Castro, Sociedad en Comandita y contrata a Birkigt como Director Técnico. En 1903 construyó 2 autos marca Castro, uno de 2 cilindros y 10 CV y otro de 4 cilindros y 14 CV. Eran muy buenos autos, pero no tuvieron éxito y todo se arruinó.
             
En 1904, Damia Mateu y Marc Birkigt crearon la Hispano-Suiza y ahí es que comienza esta leyenda sobre la mejor marca de automóviles españoles. El primer auto fue similar al construido para Castro en 1903: un 4 cilindros, pero con mayor potencia: 20 CV. Para 1908, salió un auto grande, refinado y lujoso, con motor de 6 cilindros, que ya presagiaba el futuro de la nueva marca.

Considerado como “el mejor automóvil de su tiempo”, el H6 sobresale por su tecnología avanzada, como el freno servo-asistido. Otros fabricantes se interesan por la patente, entre ellos Rolls-Royce, General Motors y Renault. Hispano Suiza tuvo su gran desarrollo en la segunda y tercera décadas del siglo XX.

?Hispano-Suiza H6?

La factoría francesa construyó, en los años 20, el H6B.  Equipado con motor de 6 cilindros (6.6 litros) alcanza 150 km/h. En los 30, la fábrica de Barcelona sacó el T64 (6 cilindros y 36 CV), que tiene el tipo Grand Sport, de chasis muy bajo y potente aceleración. En 1934, Birkigt terminó el diseño del K6, su último Hispano-Suiza de lujo y ese año cerro la fábrica francesa.

Hispano-Suiza H6B
Hispano-Suiza H6B

La Guerra Civil paró la producción en Barcelona. Finalizada la guerra, la Empresa Nacional de Autocamiones arrancó de nuevo la fábrica. En 1940, Birkigt regresó a Barcelona para hacer el motor T66, usado en los camiones Hispano-Suiza.  

Hispano-Suiza T56 torpedo
Hispano-Suiza T56 torpedo

Marc Birkigt falleció de cáncer en 1953 a orillas del lago suizo Leman, tenía 75 años de edad.

En España, la marca Hispano-Suiza quedó en manos del Grupo Peralada y lo que fue Hispano-Suiza en Francia, es propiedad del Grupo Safran. Pero ninguno de los dos fabrica automóviles. Recién el Grupo Mazel Ingenieros presentó prototipos deportivos con la marca Hispano-Suiza. ¿Resucitará?

 

Sobre el autor