Skip to Content
Wednesday, 22 de November de 2017.
566

¡A recogerse! Llegó la camioneta de Mercedes


12/09/2017
Jorge Esténger Wong

La Mercedes-Benz Clase X es una camioneta que la marca de la estrella logra gracias a su colaboración con Nissan y Renault.  De hecho, comparte algunos elementos con la Nissan Navara y la Renault Alaskan.  Por supuesto, tratándose de un producto Mercedes, las opciones de equipamiento y prestaciones son superiores y ya está anunciado un nuevo motor de V6 de 258 CV, aunque en inicio ofrecerá dos motores diésel de 2,3 litros y cuatro cilindros. El de menor potencia tiene 163 CV y turbocompresor y el otro 190 CV con dos turbocompresores.  La caja de cambios puede ser manual de seis relaciones o automática de siete.

Su carrocería mide 5,34 metros de longitud, 1,92 de anchura y 1,82 de altura; con una superficie de carga de 1,59 metros de profundidad; 1,56 metros de anchura y 0,47 metros de altura hasta el borde de la carrocería.  Tendrá iluminación y una toma de corriente de 12 V. Su piso puede tener argollas y guías de fijación para llevar correctamente amarrada la carga.

La altura mínima al suelo es 202 mm, y se puede incrementar en 20, al escoger la suspensión opcional. El ángulo de ataque es 28,8 grados y el de salida 23,8 grados, ambos mejorables con la suspensión opcional.  La máxima inclinación que admite la carrocería son 49,8 grados y la profundidad máxima de vadeo de 600 mm.Tiene muelles helicoidales en ambos ejes; puede transportar hasta 1042 kg y, en función del motor y del equipamiento, remolcar entre 1650 y 3500 kg.

Viene con mucho equipamiento.  El interior tiene cinco plazas, los asientos pueden estar recubiertos con seis tipos de tapicerías, dos de ellas de cuero. Algunos de los elementos de equipamiento disponibles en el Clase X ya los llevan otros turismos de Mercedes-Benz:  instrumentación del Clase C con asistente de mantenimiento de carril, reconocimiento de señales de tráfico, frenada automática de emergencia, estabilización del remolque, servicios en línea, llamada de emergencia, control de la presión de los neumáticos, reconocimiento de órdenes vocales, faros de ledes, una cámara trasera de aparcamiento o varias que proporcionan una visión periférica de la carrocería.

De inicio, se piensa que pueda costar sobre los 35 000 euros.Este vehículo se fabricará en Barcelona para Europa, Australia y Sudáfrica. Las unidades destinadas a América Latina se construirán en Córdoba, Argentina.