Skip to Content
Thursday, 21 de September de 2017.
557

¡El Kia Río 2018 es todavía mejor!


16/07/2017
Jorge Esténger Wong

Este es el segmento que más nos interesa a la mayoría de los mortales que habitamos lejos del Olimpo de los Mercedes, Audi y compañía.  La buena noticia es que existe el Kia Rio, un compacto que no hace otra que mejorarse año tras año. 

El Kia Río es un modelo de gran popularidad que sigue siendo duro, fiable, económico, atractivo y repleto de equipamiento. El Rio Sedán 2018, evidentemente, mantiene los rasgos de diseño de su hermano hatchback, por lo menos hasta el poste C. Es decir que el frente, con el ya conocido diseño Tiger Nose, se mantiene. Los cambios llegan, sobre todo, detrás, en el tercer volumen.  Allí, resalta la incorporación de un maletero bien integrado al resto del vehículo y que deja la longitud total en 4.384 mts, es decir unos nada despreciables 320 mm más que la versión hatchback. Este maletero nos permite disponer de 388 litros de capacidad, sin abatir los asientos.  No se engañen: sorprende cuantas cosas caben ahí.

El interior es espacioso y se luce ofreciendo lo que tanto gusta en tecnología a los compradores de este Siglo XXI: sistema de info-entretenimiento UVO3, con compatibilidad para Apple Carplay y Android Auto; pantalla táctil, flotante en la parte central superior del tablero y de 7 pulgadas, desde donde además de las distintas funciones del equipo de audio de seis bocinas y la interfaz telefónica, también se despliegan las imágenes de la cámara de reversa, que trae estándar este modelo.

Por si fuera poco, el KIA Rio Sedán 2018 llega con toda la seguridad, es decir: seis bolsas de aire, control de estabilidad, ABS y asistente de arranque en pendientes, por lo que la firma está apuntando a lograr cinco estrellas en las pruebas de impacto de la NHTSA.

Mecánicamente, el motor estándar es un cuatro cilindros, de gasolina y 1.6 litros GDI de inyección directa con 130 CV.  Podrá estar acoplado a una caja manual o automática –ambas de seis velocidades- en un esquema de tracción delantera.  Toda esta contundencia convierte al Río en un rival muy difícil de vadear para sus rivales, quienes deberán inventarse puentes sólidos para hacerle frente, pues debemos sumar la fiabilidad y durabilidad ya demostrada en los últimos 10 a 15 años de la marca.

Todo esto hace al Rio un auto que siempre llega, no da problemas y es sencillo y barato de mantener. ¿nos hace falta más?

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.