Skip to Content
Friday, 20 de October de 2017.
561

¿Por qué los aviones no tienen paracaídas?


01/10/2017
Ana París

Si alguna vez subiste a un avión, sabes que no tienen paracaídas. Te preguntaste ¿por qué? Pues porque de seguro no te has de salvar. Pongamos por ejemplo el Boeing 737. Un ejemplo es el modelo 737-800 que es capaz de transportar a un total de 200 personas y viaja a una velocidad tan pero tan rápida que ni la puerta podrías abrir.

Vuelo comercial: velocidad= a 960 km/h – altura= 12 00 metros

Vuelo paracaidismo= velocidad= a 180 km/h – altura= 4.5 000 metros

Como ves hay muchísima diferencia entre un avión de pasajeros y uno para hacer paracaidismo, es más, los paracaidistas que se lanzan a más de 4 000 m llevan tubos de oxígeno por la hipoxia, aunque lograras abrir al avión y tirarte de él morirías congelado y por falta de oxígeno. A todas estas cada pasajero debería tomar un curso de cómo usar un paracaídas de al menos cuatro horas.

Y cuáles pasajeros en situaciones de pánico mantienen la calma y la cordura. Casi ninguno. Además, todos tendrían que mantener la calma y saltar de forma ordenada, lo que exigiría esperar pacientemente un turno para saltar. Algo muy difícil de lograr con un grupo de personas en pánico que luchan por sus vidas.

Y si vamos a las estadísticas, los accidentes aéreos más fatales ocurren durante despegues y aterrizajes, no hay tiempo ni altitud para el paracaídas. El espacio de un avión es reducido y transporta en promedio 200 personas, el espacio para 200 paracaídas es prácticamente inexistente y el peso de ellos aportaría cuatro toneladas extra.

Es decir que en un avión accidentado tendrían todos que mantener la calma, ponerse un paracaídas, disminuir la velocidad, perder altura, estabilizar el avión, saltar ordenadamente, saber abrir el paracaídas, tener máscara de oxígeno, balón y como ves, todo eso sería ciencia ficción, al menos por ahora.