Skip to Content
Wednesday, 13 de December de 2017.
569

Competencia de Autos Clásicos de Excelencias del Motor


22/07/2011
Jorge Esténger Wong

En medio del cálido verano del Caribe y con una exhibición y competencia de Autos Clásicos y Antiguos–a cargo de los mejores autos de los clubes existentes en La Habana-, entre otras actividades, el Grupo Excelencias celebró la llegada de ediciones cerradas de sus publicaciones: el número 100 de Excelencias Turísticas del Caribe, el 30 de Excelencias del Motor, 20 de Excelencias Gourmet y 10 de Arte por Excelencias.

La Exhibición de Autos Antiguos y Clásicos tuvo lugar justo frente al majestuoso Gran Teatro de La Habana, sede del Ballet Nacional de Cuba, en la popular Avenida del Prado y aledaño al Parque Central. Lugar repleto de lo mejor de la historia cubana, fue el mejor escenario para lucir estas verdaderas joyas del patrimonio automovilístico, piezas únicas de incalculable valor histórico, cultural y artístico.

La respuesta del público fue, sencillamente, multitudinaria; toda vez que la zona es punto máximo de trasiego urbano en la ciudad, y de extraordinario interés para los miles de turistas que la visitan a diario.

Los hidalgos autos llenaron las ansias de todos, y su perfecto estado de conservación provocó la admiración de quienes se congregaron durante las casi cuatro horas que duró el evento. Excelencias quiso así compartir el regocijo por los resultados de su labor con los propietarios de estos autos, y los amantes del automovilismo en general, y por ello la exhibición tuvo un carácter competitivo, atendiendo a los niveles de conservación, originalidad, estado técnico y elegancia.

La firma extranjera BDC International –que representa en la isla a los automóviles Peugeot– hizo entrega de presentes de reconocimiento a todos los participantes del evento. Por otra parte, el Grupo Excelencias reconoció por medio de un bello diploma la labor de la Federación de Automovilismo y Kartismo de Cuba. Recibió el galardón, Ernesto Dobarganes, su Secretario General.

Así, se decidió establecer cuatro premios –entre los 31 automóviles participantes– sin distinciones de época, país de fabricación o tipo de vehículo. El criterio principal fue la conservación, la originalidad, buen estado y funcionamiento, pero ello no facilitó la labor de los jurados –encabezados por nuestro presidente José Carlos de Santiago– quienes debieron debatir intensamente antes de llegar a un veredicto.

Como se puede apreciar en la Galeria de Fotos que acompañan este trabajo, se podían encontrar hermosos Chevrolet de los años cincuenta, con unos bríos y relumbres envidiables e, incluso, algunos Ford A, pasando por los flemáticos Jaguar de los cincuenta. Nada ha escapado al mimo de sus dueños, los motores en perfecto estado, los detalles de logotipos, vestiduras, luces; espejos y hasta algunos mostraban orgullosos las llaves originales del vehículo –un Plymouth 1948 que permanece en estado envidiable por más de veinte años– entregadas al actual dueño por su abuelo, primer y único propietario del coche.

Finalmente, como en toda competencia deben existir vencedores. El jurado eligió los cuatro mejores ejemplares y luego de una inspección rigurosa a cada uno de ellos –por votación directa- se eligió el ganador del Gran Premio de Excelencias. Lo entregó José Carlos de Santiago, Presidente de Exclusivas Latinoamericanas, consistente en un fin de semana a disfrutar en un hotel de ese paradisiaco balneario que es la playa Varadero, en Cuba.

El elegido resultó el Ford A 1930, propiedad de Javier Zuluaga; luego se ubicaron: Oscar Valdés López poseedor de un Jaguar 1952,  Octavio García dueño de un Ford Fairlane 1957 y José Festary propietario de otro bello Ford A, en ese orden.