Skip to Content
Sunday, 21 de September de 2014.
402

Ford Thunderbird Convertible 1958, un encuentro treinta años después


09/02/2014
Jorge Esténger Wong

Encontrar a un amigo -luego de treinta años sin noticias suyas, y además hallarlo en excelentes condiciones- es un alegrón que no recibimos a diario. Y esto es justo lo que me ha sucedido al realizar la investigación para este trabajo, pues el Ford Thunderbird 1958 convertible que vemos, era propiedad de la familia de mi primera esposa, allá por los años ochenta. Ahora, treinta años después, es irónico comprobar que este excepcional auto se ha conservado mejor que muchos de nosotros. Veamos.

Comprobar que se trataba del mismo auto fue una de mis prioridades, pues jamás pensé que Frank –el dueño original por aquel entonces- se deshiciera de su Thunderbird.  Además de ser él mismo su mecánico, trataba al auto con toda consideración, en cada salida.  No había apuros, acelerones ni frenazos con él.  El sonido del motor V8 “Interceptor” de 5,770 litros era una verdadera delicia, conducir el auto una experiencia incomparable. Su celo llegaba al extremo de guardar el vehículo a casi ocho kilómetros de distancia –en casa de su madre-  para asegurarle un garaje con todas las condiciones.  Al perderle el rastro en aquella época, el Ford se encontraba completamente original, con su pintura de fábrica y funcionando el mecanismo del cierre del techo.

Ahora, Miguel Roa Arencibia, su actual propietario, me cuenta los avatares del auto durante los años transcurridos.  Frank lo vendió en los años noventa a unos hermanos, apremiado por la economía y la edad, que ya no le permitían mantener el mismo cuidado.  Ellos trataron al Ford de forma muy diferente, haciéndole varias transformaciones que comprometieron el cuidado de años.  En 2007, cuando Miguel, conoció la existencia de este ejemplar, quedaba poco de la hidalguía y elegancia que yo conocí.  Logró adquirir el Thunderbird 1958 y comenzar a restaurar los daños sufridos.  Tenía el proyecto de lograr rentarlo en eventos como bodas y celebraciones de quinces años –en Cuba es toda una tradición el empleo de coches de época en estas ceremonias-  y para ello el auto debía estar impecable.

Por fortuna, el vehículo sufrió poco mecánicamente y por esa razón concentro sus esfuerzos en la carrocería y vestidura.  Poco a poco el antiguo glamour salió a relucir, cuidando hasta los mínimos detalles y aditamentos.  Hoy, el Ford Thunderbird 1958 de Miguel tal vez sea el único originalmente fabricado como convertible, existente en la Habana.  Para nosotros un encuentro increíble con el pasado, comprobando que estos autos han logrado vínculos increíbles con nuestras vidas, y por ello tienen ese significado especial, que rebasa con mucho el llamarlos Clásicos.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.