Skip to Content
Wednesday, 22 de February de 2017.
527

Horacio Pagani, creador de autos súper-deportivos premium


12/02/2017
Willy Hierro Allen

Cómo definir a este argentino de poco más de 60 años que ha dicho: “Leonardo Da Vinci me enseñó que arte y ciencia pueden ir de la mano”? Y aclara: “No soy ingeniero, solo he tratado de desarrollar el ingenio”. Por alguno de sus autos han llegado a pagar hasta siete millones de euros.

Casilda, pequeña ciudad de 26 mil habitantes en la provincia de Santa Fe, Argentina, es cuna de Horacio Pagani, quien nació en noviembre de 1955. Siempre soñó con fabricar automóviles, pero no cualquier automóvil sino “el mejor y más lindo auto del mundo”. Así le dijo a inicio de la década del 80 al ingeniero Giulio Alfieri, director de Lamborghini. Entonces tenía 26 años.

De padres panaderos, su madre era aficionada a la pintura y probablemente de ahí le viene a Horacio su gen artístico. A los 12 años fabricaba maquetas de autos deportivos (de motor trasero) con madera de balsa y recortes de latas de chocolate ¿había decidido ya a qué se iba a dedicar? A los 13 años le dijo a su madre: “Voy a ir a diseñar y construir mis automóviles en la cuna del mundo”.

A los 15 años construyó una motocicleta con la que paseaba por Casilda, su ciudad natal. Luego se mudó a La Plata para estudiar Bellas Artes y, a la vez, cursar algunas materias de ingeniería. En los 70 cerró la universidad y regresó a Casilda para montar su taller, del que salieron cabinas de pick-up, casas rodantes y campers. Siguió los estudios de ingeniería mecánica en la ciudad de Rosario, a 50 km de Casilda.

A los 23 años fabricó un auto Fórmula 2 que compitió en el equipo oficial de Renault. Su mentor Oreste Berta, famoso preparador de autos de carrera, lo llevó a conocer a Juan Manuel Fangio, entonces presidente de Mercedes-Benz Argentina. Fangio escuchó sus proyectos y escribió cinco cartas para los principales fabricantes de autos deportivos italianos.

Ferrari no le hizo caso, pero Lamborghini sí y empezó de obrero de tercer nivel (“el de segundo nivel barría el piso” recordó después Pagani). Al año siguiente era el responsable de toda la parte de carrocería en la automotriz italiana. Por esa época comenzó a hacer pruebas con la fibra de carbono, material muy novedoso en esos tiempos. Pero requería una autoclave para darle calidad a las piezas.

En Lamborghini no quería comprar la autoclave (“si Ferrari no la tiene”, decían) y Pagani pidió un crédito al banco, la compró y la llevó a su taller particular. En 1991 sale de Lamborghini y trabaja en su taller. Fangio le dice que haga su propio auto: “un proyecto tiene validez cuando uno deja de hablar de él y lo transforma en realidad”.
 
En 1993 inicio la construcción de su primer auto: Pagani Zonda, el cual  presentó en el Salón de Ginebra (1999). Sensacional. Después el modelo Huayra: motor V12, biturbo, 6.0 litros,  desarrollado por Mercedes-AMG (sólo vende motores a Pagani), 790 CV, 380 km/h.

Horacio Pagani es querido y admirado en su natal Casilda, a donde viaja cada año en uno de sus súper-deporticos premium. En 2012 fundó una Escuela de Diseño en Santa Fe con los preceptos de Leonardo Da Vinci: Arte y Ciencia. 

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.