Skip to Content
Friday, 20 de October de 2017.
561

Un Citroën C3 WRC para que Sébastien Loeb pilotee en la tierra


09/08/2017
www.motor.es

El hijo pródigo regresó y volvió a vestir las ropas de Citroën Racing por un día. Ese podría ser el perfecto y mejor resumen del test que Sébastien Loeb llevó a cabo con el Citroën C3 WRC en asfalto, sino fuera porque ambas partes quieren repetir. Por el momento, las sensaciones no pudieron ser mejores en un test en el que Loeb y su copiloto Daniel Elena realizaron más de 300 kilómetros sobre las carreteras de la región francesa de Moselle. Según el propio piloto francés, el 'feeling' con el coche fue muy bueno, sobre todo cuando el asfalto se fue secando.

A sus 43 años, el nueve veces campeón del WRC consiguió proporcionar una gran cantidad de datos a los técnicos de Citroën en un test que el francés catalogaba como positivo: "La sensación en el asfalto seco al final fue de ser un coche muy rápido. No tengo muchos coches con los que poder comparar, pero en comparación con los viejos World Rally Car, todo es un poco mejor. Por la mañana llovió mucho y fueron unas condiciones difíciles. El coche es más nervioso que los viejos World Rally Car, pero al final del día las sensaciones fueron muy buenas".

Con esa mirada crítica que le ha llevado a conseguir 78 victorias de rally en el WRC, Sébastien Loeb ya ponía el primero de los 'peros' encima de la mesa a pesar de tener poco más de 300 kilómetros de experiencia sobre el Citroën C3 WRC: "Al principio tuve la sensación de estar pilotando un coche de circuitos en un tramo de rally. Cuando la carretera estaba totalmente seca, es un coche muy rápido y eficiente, pero si las condiciones son difíciles parece que hay que mejorar un poco la conducción y que el coche sea más fácil de pilotar".

Aunque Sébastien Loeb cerraba el test realizado cerca de Estrasburgo afirmando que no había ningún plan de futuro y que esta prueba sólo suponía una gran oportunidad de descubrir las bondades de los World Rally Car de nueva generación, todo hace indicar que Loeb no será piloto de Citroën por un día y que al margen de sus obligaciones con Peugeot Sport, volverá a subirse al Citroën C3 WRC. De hecho, Yves Matton, máximo responsable de Citroën Racing, ya estudia las distintas opciones y el apretado calendario que tiene Loeb para dar cabida a un nuevo test con el Citroën C3, pero en este caso en tierra.

Yves Matton sabe que el 'feedback' que puede ofrecer Loeb en tierra puede ser todavía más positivo para el equipo, toda vez que el Citroën C3 WRC se enfrentará en la recta final del calendario donde la tierra vuelve a tomar protagonismo con los rallies de Catalunya, Gales y Australia. En este aspecto, Matton afirmaba en la web oficial del WRC: "Por el momento no hay nada decidido, pero creo que será interesante tener a Loeb en una sesión de test sobre tierra. Veremos si es posible. Está muy ocupado con su programa de rallycross y sus raids, pero lo vamos a intentar".

Con todo, Yves Matton terminó muy satisfecho con el desempeño de Loeb durante este primer test con el Citroën C3 WRC: "Lo que Loeb ha hecho esta mañana fue bastante interesante y nos ayuda bastante, sobre todo si tenemos condiciones de lluvia en Alemania. Durante la prueba que tuvimos allí, nos faltó 'feedback' en este tipo de condiciones de lluvia. Ahora tenemos que ver el pronóstico del tiempo para la próxima semana para ver si podemos usar lo que hizo esta mañana. Con todo, tengo que reconocer que sus comentarios son realmente interesantes y su conocimiento técnicos nos ayuda mucho".