Skip to Content
Wednesday, 22 de October de 2014.
407

Una soñadora al volante


24/07/2011
Juan Diego Ramírez Carvajal (elespectador.com)

La piloto de 25 de años es la única mujer en la Clio Cup Italia, corriendo para el equipo Rangoni. Su sueño, llegar a la WTCC, campeonato mundial de turismos.

El pasado 27 de marzo, la Clio Cup Italia, monomarca de turismos, tuvo en la grilla de partida a una mujer, la única representante de su género. Una latina, una paisa de pura cepa para ser más precisos, con voz firme y acento golpeado. Se trató de Manuela Vásquez, piloto antioqueña, quien ese día en Monza se estrenó en su equipo Rangoni. No tuvo muy buena suerte, salió en la primera curva, desconsolada, pero nunca derrotada.

Nunca abatida porque desde que empezó tuvo que luchar para poder alcanzar su sueño de ser piloto. Después de estudiar diseño de interiores en la Colegiatura de Medellín pudo empezar a labrar su camino hacia el volante, cuando hizo el curso de automovilismo con el Club Los Tortugas y posteriormente cuando recorrió sus primeros kilómetros en el kartismo nacional, en la Rotax Challenge.

Tal vez por eso no deja de sonreír, de hablar con loca pasión de su profesión. Después de esa carrera en Monza se desquitó en Ímola, el 8 de mayo.

Posteriormente, se ubicó entre los diez primeros en el Red Bull Ring, en Austria. Y este domingo competía en Misano, por la quinta y penúltima válida de la categoría, en la que se vio obligada a abandonar a cuatro vueltas del final. Las competencias finalizarán el 25 de septiembre en Varano, también en Italia.

Dice que se siente feliz por su primera temporada con Rangonni, segunda en la categoría, y claro, su sueño es seguir en compitiendo en ella y prepararse para ser la primera colombiana en competir en el WTCC, el campeonato mundial de turismos. “Lo veo muy posible y sé que lo voy a lograr”, dice.

¿Cómo ve la nueva generación de pilotos que están compitiendo en el exterior?

Es muy positivo. En Europa somos Óscar Tunjo, Steven Goldstein, Julián Lean en la Gp2, Gabby Chávez en la GP3, Carlos Huertas, Carlos Muñoz. Estamos todos muy regados, al igual que con Yonny Hernández en moto 2, en una categoría muy competitiva.

Sebastián Saavedra, que corre en la Indy, dice que lo más usual es que lo comparen con Juan Pablo Montoya, ¿le pasa lo mismo?

Es inevitable, tal vez. Porque él es un referente. El abrió el camino hacia el automovilismo, muchos nos inspiramos en él para tratar de seguir sus pasos. Él rompió esquemas. A él me le quito el sombrero porque, no sólo para los automovilistas, sino también para los deportistas colombianos, mandó un mensaje: ¡sí se puede!

Las mujeres también se han unido a esa pasión…

Sí. Hay varias colombianas corriendo por ahí, algunas en karts. Hay una en Estados Unidos, Tatiana Calderón que lo está haciendo muy bien, aunque vamos por caminos diferentes. Ella quiere llegar a la fórmula uno y yo voy por los turismos. A eso le apunto y trabajo para eso.

Usted es la única mujer en la Clio Cup, ¿cómo le ha ido compitiendo con hombres?

En algunos deportes se nota mucho la diferencia, aquí no, es más equitativo. La cosa es la mala fama que tenemos nosotras las mujeres de manejar mal y a veces no creen que uno sea capaz de responder igual o mejor que ellos. Pero para mí es positivo y me siento orgullosa de representar a mi género y por supuesto a mi país.

¿Cómo ha sido esta temporada para usted, la primera con el equipo Rangoni?

He aprendido muchísimo. Me he entendido muy bien con el equipo, con el ingeniero, con mi compañero Óscar Nogues que es el líder del campeonato. El manejo de él es muy agresivo, el mío es muy delicado en cuanto a toma de curvas y frenado y me ha tocado aprender un poco de él. Pero como todo, he tenido cosas buenas y malas.

¿Cuáles buenas y cuáles malas?

Malas, como cuando me choqué en Monza, la primera carrera del año, en la primera curva. Es una impotencia grande, porque tú das todo de ti y llevaba cuatro meses preparándome y en menos de un minuto ya afuera. Pero en la siguiente carrera me fue bien. Después fui octava dos carreras después.

¿A qué se debió ese resultado?

Por cábala tengo caminar las pistas antes de correrlas. Recorrerlas todas. Y esa tarde las condiciones estaban perfectas, sentí que estaba demasiado concentrada, que podía hacer algo bueno. Y lo pude hacer. Obviamente la idea es seguir mejorando.

¿Y después de la Clio Cup Italia?

Quiero llegar a la WTCC en un mediano plazo, pero por ahora seguir en la Clio, porque cada vez se pone más competitiva. Cuando corrimos el año pasado en Ímola, el tiempo era de dos minutos, 13, 5 segundos. Y éste, en las mismas condiciones, un segundo y medio menos, eso es impresionante. Por eso la idea es no bajarme del carro el próximo año.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.