Lindbergh, el famoso aviador, en La Habana

Creado: Dom, 12/08/2018 - 10:00
Autor: Willy Hierro Allen
Lindbergh

Charles Lindbergh visitó La Habana en 1928, montó al Presidente cubano en un avión y sobrevoló la ciudad. Fue el primero en cruzar el Atlántico.

A las 3:37 de la tarde del 8 de febrero de 1928, aterrizó sobre la pista del aeropuerto militar de Columbia, en La Habana, el ya famoso “Spirit of St. Louis”, pilotado por el héroe de la aviación Charles A. Lindbergh, durante un vuelo de buena voluntad en el cual recorrió cerca de 20 países, el último de ellos Cuba. 
  
Esa fecha fue declarada en La Habana como el “Día de Lindbergh”. La losa del aeropuerto se encontraba llena de periodistas, fotógrafos, militares y un grupo de funcionarios que estaban prestos a darle la bienvenida. Volaba de Haití a La Habana. El pueblo habanero lo aclamó a su paso y fue invitado de honor de instituciones culturales y científicas.

Charles Lindbergh

¿QUIÉN FUE CHARLES LINDBERGH?

Charles Augustus Lindbergh nació en Detroit, Michigan (USA), el 4 de febrero de 1902, era hijo de inmigrantes suecos y su padre, con oficio de abogado, llegó a ser congresista de Estados Unidos (se opuso a la entrada de EE UU en la I Guerra Mundial), su madre fue maestra de química. Era una familia de recursos.
 
Dos cosas le gustaban al pequeño Charles: la mecánica y la aventura. Se fue a estudiar ingeniería mecánica en la universidad de Wisconsin-Madison, pero en 1922 dejó los estudios para unirse a los entrenamientos de pilotos y mecánicos de la compañía Nebraska Aircraft. Compró un aeroplano Curtiss JN-4 Jenny, de uso, para dar exhibiciones de aviación.

Charles Lindbergh

LA HAZAÑA DE LINDBERGH

El empresario hotelero Raymond Orteig ofreció un premio de 25 000 USD al primero que cruzara el océano Atlántico, en vuelo directo y sin escala, de Nueva York a París. Varios aviadores lo intentaron, incluidos héroes de la I Guerra Mundial, pero fracasaron y a algunos le costó la vida. Lindbergh se decidió a optar por el premio.

Como jefe de pilotos de una compañía de correo aéreo en Saint Louis, ganó prestigio y lo ayudaron, por eso se llamó “Spirit of St. Louis”. Y Lindbergh participó en el diseño del aeroplano, que proyectó Donald Hall. Lo hicieron en dos meses, con el fuselaje de tubos de acero y la estructura de madera, la cual cubrieron de tela.
 
Despegó del aeródromo Roosevelt, en Long Island, el 20 de mayo de 1927 y tras 33 h y 32 min de vuelo, aterrizó en el aeropuerto Le Bourget, cerca de París. El Presidente de Francia le rindió honores y en EE UU, a su regreso, barcos de guerra y aviones lo escoltaron hasta Washington, donde el Presidente le puso la Cruz de Vuelo.

Charles Lindbergh

UN VUELO PARA EL PRESIDENTE

Lindbergh agradeció las atenciones recibidas con lo que solamente él podía  hacer: un vuelo sobre La Habana. Y el invitado principal sería el Presidente. Se preparó el Ford trimotor de Pan American que transportaba el correo aéreo y Gerardo Machado fue uno de los primeros presidentes en volar en avión. Al día siguiente Lindbergh partió hacia EE UU.

El “Spirit of St. Louis” lleva pintadas en el fuselaje la bandera de todos los países visitados por Charles Lindbergh en aquel viaje tras su hazaña, y ahí está la cubana. Actualmente se encuentra expuesto en el Museo del Aire y del Espacio de Washington DC, EE UU. Charles A. Lindbergh (hijo) murió el 26 de agosto de 1974, a los 72 años.  

habana 500

Sobre el autor

Fue mecánico y corredor de motocicletas en los años 60, hace periodismo desde 1971 con artículos sobre el transporte terrestre, aéreo y marítimo, es Licenciado en Periodismo desde 1979,  premiado en concursos, coautor de libros, escribió para radio y televisión, publica notas en medios nacionales y extranjeros, dirige publicaciones especializadas.