Skip to Content
Wednesday, 22 de November de 2017.
566

El AVE Mizar, primer coche volador de la historia


27/02/2016
Iván del Toro Hernández

El AVE Mizar, una mezcla de un Ford Pinto y las alas de  una Cessna Skymaster, se convirtió en el primer automóvil volador en 1973 bajo la tutela de los ingenieros aeronáuticos Harry A. Smolinsky y Harold Blake.

Su historia se remonta a 1971, cuando Smolinskyy Blake fundaron la empresa Advanced Vehicle Engineers (AVE). El principal objetivo de la compañía fue construir el primer coche volador de la historia. Y lo lograron.

Con este deseo, los ingenieros aeronáuticos pusieron todo su empeño. Presentaron varios prototipos, pero ninguno funcionó. Hasta que llegó el AVE Mizar.

Al fusionar un Ford Pinto y las alas y parte trasera de un avión civil (Cessna Skymaster) nació este novedoso proyecto. Para ello se tuvo que eliminar la cabina y el motor delantero del avión, colocar las alas en el techo del coche y poner sobre el maletero del Ford el motor trasero de la aeronave.  

Asimismo, el carro tuvo que transformarse por dentro, pues se tuvieron que equipar el cuadro de mandos típico de avión que incorporaba medidores de altitud, giroscopio, entre otras modificaciones necesarias para la seguridad del piloto y el buen funcionamiento del invento.

El precio de estos cambios ascendió a los dos millones de dólares, por lo que sin lugar a dudas fue una invención singularmente cara si se tiene en cuenta el período en que fue construida (1971-1973).

Con una inversión tan sustanciosa, ingenio y ganas de hacer, Smolinsky y Blake crearon un vehículo capaz de moverse a una velocidad de crucero de 130 km/h y elevarse a más de 3 ½ km de altura. Entonces, llegó el momento de convertir sus sueños en realidad.

El piloto Charles Janisse fue elegido para pilotar la nave. El vuelo duró poco debidoa un fallo en el ala derecha, pero se había logrado que un coche despegara y surcara el cielo. Todo un suceso para la época, al punto de que Ford llegó a un acuerdo con AVE para distribuir el coche, a un precio de 15.000 euros.

Sin embargo, lo que parecía ser la culminación del arduo trabajo de los ingenieros aeronáuticos se convirtió en un desastre. Los autos, hasta ahora, no están hechos para volar.

El 11 de septiembre de 1973, en el aeropuerto del Condado de Ventura, Estados Unidos de América, Smolinsky y Blake, entusiasmados por el éxito de su invención, decidieron  realizar un vuelo de prueba sin contar con policías ni bomberos que supervisaran las maniobras.Tras dos minutos de vuelo, el ala derecha se desprendió del coche, que de inmediato empezó a desplomarse. El auto chocó con un árbol y al caer sobre una camioneta comenzó a arder. Desgraciadamente, Smolinskyy y Blake murieron en el accidente.

Debido a este acontecimiento la historia del AVE Mizar llegó a su fin sin siquiera comenzar. Además, el hecho afectó incluso el mercado del Ford Pinto, modelo que tenía grandes ventas en los 70, al punto de que salieron a relucir defectos del coche como una carrocería muy débil, la cual se deformaba al colisionar, y que las puertas se bloqueaban y convertían en una trampa mortal en caso de incendio, algo que se producía a menudo pues el carro llevaba el depósito de combustible detrás del eje trasero y explotaba con facilidad.

Este fue uno de los grandes fracasos de la industria automovilística. Sin embargo, no cabe duda de que al fusionar el Ford Pinto y el Cessna Skymaster se creó el primer coche (tal vez el único) que logró volar.