Skip to Content
Wednesday, 13 de December de 2017.
569

El Mercedes Clase G se despide a lo grande


20/10/2017
Ariel B. Coya

La firma alemana dará a conocer en breve al sucesor de su todoterreno por excelencia, pero antes ha querido decirle adiós con la serie especial Final Edition, que montará un bestial motor V12 biturbo de 630 CV de potencia y 1 000 Nm de par.

Mucho ha llovido desde que Mercedes-Benz comenzó a fabricar la Clase G en 1979, y desde entonces el modelo apenas ha sufrido cambios, por lo que la firma alemana finalmente decidió encontrarle un sucesor, aunque no sin despedir antes a su todoterreno por excelencia por la puerta grande con esta edición limitada.

Y en verdad el adjetivo que mejor describe a la Clase G Final Edition, del que apenas se producirán 65 unidades, es “impresionante”.

No en vano costará la friolera de 310 233 euros. Para que se hagan una idea de su exclusividad y lujo, basta decir que por ese precio prácticamente se podría comprar dos Mercedes-AMG GT R, ahora mismo la máxima expresión de la deportividad y sin duda la joya de la corona de la marca

En ese sentido, cabe destacar –como no podía ser menos– que este modelo equipará el motor más potente del fabricante: un V12 biturbo con 630 CV de potencia y un par motor descomunal, como el propio coche, pues se sitúa en 1 000 Nm entre 2 300 y 4 300 rpm.

Con esos datos, aunque ciertamente no resulte una métrica imprescindible en un vehículo de estas características, le permite acelerar de 0 a 100 km/h ni más  ni menos que en 5,3 segundos y alcanzar una velocidad de 230 km/h, que bien podrían ser más si no estuviera limitada electrónicamente.

Por lo demás, esta edición tan especial adquiere varios elementos que la distinguen a simple vista, arrancando por las llantas de 21 pulgadas con diseño de cinco radios en tono bronce, con un equipo de frenos desarrollado por AMG para detener esta mole cuando va realmente rápido.

El bronce ha sido el color elegido también para otros elementos de la carrocería, pintada en un elegante color negro brillante, que le da un aspecto sobrio e imponente a la vez. Sin duda una imagen digna del rey de los todoterrenos.