Skip to Content
Saturday, 25 de March de 2017.
531

Hyundai Stellar: una excelente berlina, apenas conocida


12/02/2017
Jorge Esténger Wong

El Hyundai Sonata es hoy un exitoso modelo.  Sin embargo, toda la estrategia de su desarrollo comenzó muchos años atrás, cuando en la década de los ochenta Hyundai comercializó el modelo que serviría “de ensayo” a la plataforma de lo que sería su berlina media estelar.  Este fue, precisamente, el nombre de nuestro protagonista de hoy: el Hyundai Stellar de 1983.



Para quienes menospreciaron por años a los autos coreanos –entre otras cosas por su “fealdad”- será útil interesarse que Hyundai se tomó tan en serio su progresión en la industria que, al comenzar el proyecto de una berlina media global, encargó su diseño a las refinadas manos italianas de Giogettto Giugiaro.  Concebida para ocupar la plataforma del saliente Ford Cortina 1980-82, la creación del maestro diseñador llevaría el nombre de Stellar.  Esa es la génesis del modelo: diseño italiano, plataforma de Ford.  ¿de qué le acusaban entonces?

Tecnología


Pues aquí llevamos otra sorpresa, ya que dentro del auto latía pura tecnología japonesa, al ser licenciado por Mitsubishi el empleo del motor y la transmisión.  Inicialmente estuvieron disponibles dos cuatro en línea: uno de 1,4 litros y otro de 1,6.  Más tarde, en 1987, llegaría un 2,0.  Para gestionar su potencia estaría una caja de origen Mitsubishi, de cinco cambios, manual, y una oferta automática Borg-Wagner, de tres cambios.  Todo ello conectado en un esquema de tracción trasera, lo cual le daba un toque de clase al Stellar y mejor calidad de marcha.

Además de la excelente mecánica, el Stellar ya era portador de la filosofía Hyundai de ofrecer un exuberante nivel de completamiento, ofreciendo como estándar muchos elementos que solo aparecían en modelos que habitaban en los pent-houses más elevados de los listados de precios. Por eso incluía elementos tales como ventanas y espejos eléctricos; cierre centralizado; puerta de combustible remoto, sistema de sonido premium, instrumentación completa (velocímetro, combustible, agua temperatura, voltios y la presión del aceite) y disponible con aire acondicionado, una sorprendente lista de características para el año y el tipo de coche.



Por si esto fuera poco, el Stellar tenía la opción de montar en varios tipos de llantas de aleación de aluminio y los neumáticos Michelin, de todas las estaciones, eran estándar.  Desafortunadamente, el Stellar no estaba disponible en Estados Unidos debido a las estrictas normas de emisión, y esto limitó sus posibilidades.  Se vendió, sobre todo, en Canadá, quedando como el único sedán de cuatro cilindros impulsado por tracción trasera, al pasar –en 1984- el Toyota Corolla a tracción delantera.   El Stellar fue reemplazado por el Hyundai Sonata para 1988.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.