Skip to Content
Saturday, 19 de April de 2014.
380

Maserati Ghibli 1967 a 1973


08/01/2012
Jorge Esténger Wong

Maserati, la marca Boloñesa del Grupo FIAT, ha producido excelentes automóviles deportivos a lo largo de su historia, desde su fundación en 1914. El Tridente armado del Rey Neptuno, tomado de la Plaza Mayor de Bolonia, ha dominado el frontis de sus vehículos, y por años ha sido el anhelo de muchos automovilistas. Hoy veremos un modelo de finales de los años sesenta, el Ghibli, el cual dejó su impronta entre los amantes de la marca.

El Maserati Ghibli fue producido exactamente entre los años 1967 y 1973. Concebido originalmente como un vehículo de dos plazas, su considerable batalla y longitud total hicieron cambiar de opinión a sus diseñadores, quienes emplearon, finalmente, la tan controvertida configuración 2+2, la cual añade dos asientos traseros en un espacio mínimo. El Maserati Ghibli no fue un modelo especialmente innovador, más bien lo contrario. Su principal baza era su peso, resentido por los convencionales criterios y materiales empleados en su fabricación. Así, aunque su chasis de tubos de acero era relativamente común en modelos similares, los paneles de la carrocería fueron realizados en este mismo metal, en lugar del aluminio que es mucho más ligero, elevando de forma considerable su  peso máximo. De igual forma, el empleo de una tradicional suspensión trasera de ballestas, empeoraba este aspecto. Todo ello limitó de forma considerable el rendimiento del automóvil, el cual aunque cumplidor no era, precisamente, brillante.

El motor, un V8 de 4.7 litros de desplazamiento, rendía unos buenos 310 CV de potencia máxima, la cual debió ser suficiente para hacer brillar al Maserati Ghibli, más allá de sus 285 km/h de velocidad máxima. Esta máquina destacaba por su lubricación mediante cárter seco. Ello permitía una lubricación continua incluso durante bruscos virajes, así como una menor altura del bloque motor, lo que contribuía a una mejor aerodinámica. Asimismo, al estar realizado totalmente en aluminio se reducía el peso sobre el eje delantero. No podemos evitar señalar la contradicción entre su motor de avanzada, y la obsolencia  de su chasis y carrocería, una verdadera lástima que impidió al Maserati Ghibli mejores performances.

El bólido fue presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1966, estando listo para la venta el primer ejemplar en marzo de 1967. Como hemos dicho el Ghibli se mantuvo en producción hasta entrados los setenta, 1973, cuando fue descontinuado. Más tarde, Maserati empleó la misma denominación para la última generación del Maserati Biturbo, entre 1992 y 1998. Sin dudas, se trata de dos vehículos absolutamente diferentes, siendo el último una evolución de un modelo ya existente, y para nada un “remake” a lo Volkswagen Beetle. El por qué Maserati formó este embrollo no es del conocimiento público, y aunque es común que muchos hagan referencia al modelo de los años noventa como Maserati Ghibli II, lo cierto es que, oficialmente, Maserati ha compartido la misma denominación para ambos modelos: el de los años sesenta, y el posterior de los noventa.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.