Skip to Content
Wednesday, 22 de October de 2014.
407

Uccio: La sombra de Valentino


29/05/2011
Motogp.com

En el paddock de MotoGP todo el mundo le conoce por "Uccio". Se llama Alessio Salucci y es el amigo y confidente de Valentino Rossi desde la infancia. En esta entrevista habla de su amistad, de su trabajo junto a la estrella de Ducati y de la vida en el paddock del Campeonato del Mundo.

¿Cómo empezó mi amistad con Vale? En los primeros recuerdos de mi vida ya estaba Valentino … nuestros padres eran amigos, se conocían. Nacimos con dos meses de diferencia, yo en abril y él en febrero, y prácticamente crecimos juntos. Vivíamos y vivimos en un pueblo pequeño, así que estuvimos en el mismo parvulario, en la misma escuela y siempre hemos estado muy unidos.

¿Uno de mis primeros recuerdos con él? Tengo varios. Recuerdo que en el parvulario nuestros amigos jugaban a fútbol y nosotros preferíamos coger el triciclo. Bajábamos por una rampa. íbamos tres amigos y yo, entre ellos Valentino. Ahí ya arriesgábamos bastante: había una buena curva de izquierda en esa pendiente...

Siempre he sido un apasionado de las motos….Nací con las motos, desde pequeño, no me gustaba el fútbol, me gustaba Schwantz. Era también por influencia de mi padre, en Pésaro todo el mundo era tifosi de Graziano, se seguían más las dos ruedas que cualquier otro deporte. De pequeño me gustaba también la F1 pero elegí las motos porque era el camino que había tomado Valentino.

Mi principal trabajo durante un GP…es llevar el motorhome, que de hecho desde este año ya no es un motorhome, es un camión adaptado que hice construir porque el motorhome empezaba a quedarse pequeño. Yo me cuido de eso, de llevarlo a los circuitos y de montarlo, algo que lleva bastante trabajo porque es casi como un hospitality. Después me encargo del mono, los guantes, las botas, el casco. Todo lo que haga falta para que Vale sólo tenga que pensar en ir en moto….

¿La vida en el paddock? Aquí estoy bien. De niño mi sueño era entrar alguna vez en un paddock. Recuerdo que de pequeño, con Valentino, estuvimos esperando cuatro horas para conseguir dos pases de Maurizio Vitali. Así que vivir ahora aquí es perfecto. No me gustaría vivir en otro ambiente. Me llevo bien con todos y espero tener algunos amigos…

¿Cambios respecto al año pasado? Mi papel ha cambiado poco, porque al final yo trabajo para Valentino. Ha cambiado la gente, pero tampoco tanto porque 15 personas de Yamaha han venido también. El ambiente en Ducati es fantástico, he encontrado a un montón de personas apasionadas, con muchas ganas de ganar, quizás más que en Yamaha, porque los japoneses tienen un enfoque distinto…

Jeremy Burguess… No habla una palabra de italiano, me da un poco de rabia porque no se ha esforzado nunca en decir cualquier cosa, como “¿Ciao come va? Nada, ni una palabra. He tenido que aprender yo el inglés…. Me ha visto crecer, me ha dado un montón de consejos y siempre le he escuchado con admiración.

¿El futuro? Espero estar aquí otros diez años con Valentino. Mi motivación aquí sin Vale sería cero. Yo estoy aquí gracias a él y por él. Dicho esto, espero seguir aquí el resto de mi vida, hacer de este mundo mi vida para siempre, hasta los 60 años. He visto la posibilidad de hacer alguna cosa con Andrea (Iannone) y quizá en el futuro iremos hacia delante con él, pero espero que sea lo más tarde posible, porque a Vale le veo física y mentalmente muy en forma, aparte del hombro. Y con el reto de Ducati los estímulos se han triplicado.

¿Dudó Valentino de haber elegido bien al irse a Ducati?
Sinceramente, al principio si, cuando probó la moto por primera vez en Valencia dijo: “Caray, esta moto es difícil”…Después, creo que comprendió que el verdadero problema estaba en el hombro, aún no se había operado, así que le pesó más la lesión que la elección. Ahora piensa: “No es una mala moto, se puede hacer”. Se puede decir que tuvo unos momentos de duda después del primer test.

Esa grave lesión de Rossi en Mugello… fue un momento malo, difícil…Llegaba de una lesión en el hombro y no estaba muy bien, y entonces sucedió aquello. Fueron unos días terribles, especialmente los dos primeros. Le vi sufrir como nunca, apretar los dientes. Cuando ves que un amigo está tan mal casi querrías ponerte en su lugar y evitarle ese dolor. Después fue él quien nos tranquilizaba a nosotros…

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.