Skip to Content
Friday, 20 de October de 2017.
561

¿Cuál es la postura correcta para conducir?


11/10/2017
Excelencias del Motor

La postura de conducción es un factor clave que afecta a todas las personas que se ponen al volante de cualquier coche. Es importante porque pasamos muchas horas al volante y hay que buscar esa conducción cómoda que ayude a reducir la fatiga. Pero también es un componente de vital importancia si para viajar con seguridad, ya que en caso de accidente las consecuencias serán mayores o menores en función de la postura.

Lo primero que hay que regular es el asiento. Es algo sencillo que se hace con los tiradores situados por debajo o en el lateral del asientos, además en algunos casos hay reglajes eléctricos que facilitarán la maniobra. La distancia del asiento correcta es aquella que permite pisar a fondo cualquiera de los pedales sin que la pierna quede totalmente estirada. La pierna debe seguir quedando algo semiflexionada, algo que podría evitar lesiones en caso de accidente.

También es muy importante la altura del asiento. La tendencia es subirlo para poder ver el capó del coche, pero esto es un error. Lo que es realmente importante es ver la carretera, así que es mejor bajar la altura del asiento para evitar que los muslos puedan interferir en el manejo y para ganar estabilidad. Es recomendable ir lo más bajo posible siempre y cuando no perdamos de vista el cuadro de mandos y el parabrisas.

Posición del asiento

Lo primero que hay que regular es el asiento. Es algo sencillo que se hace con los tiradores situados por debajo o en el lateral del asientos, además en algunos casos hay reglajes eléctricos que facilitarán la maniobra. La distancia del asiento correcta es aquella que permite pisar a fondo cualquiera de los pedales sin que la pierna quede totalmente estirada. La pierna debe seguir quedando algo semiflexionada, algo que podría evitar lesiones en caso de accidente.

También es muy importante la altura del asiento. La tendencia es subirlo para poder ver el capó del coche, pero esto es un error. Lo que es realmente importante es ver la carretera, así que es mejor bajar la altura del asiento para evitar que los muslos puedan interferir en el manejo y para ganar estabilidad. Es recomendable ir lo más bajo posible siempre y cuando no perdamos de vista el cuadro de mandos y el parabrisas.

Inclinación del respaldo

Lo primero a tener en cuenta al ajustar la inclinación del respaldo es que ir recostado no beneficia en ningún sentido. Además de que la espalda se pueda resentir, solamente se conseguirá agravar las consecuencias en caso de accidente (el cinturón podría no ajustar suficiente o hacerlo mal). Lo recomendable es ponerse lo más vertical posible (sin pasarse de una postura natural), en una posición en la que toda la espalda quede en contacto con el asiento.

Ajustar el volante

Una vez esté ajustado el asiento le toca el turno al volante. Hay un truco bastante sencillo y muy eficaz para llevar a cabo esta maniobra. Con la postura que se había adoptado hay que estirar los brazos y poner el volante en una posición que permita apoyar las muñecas sobre él sin despegar los hombros del volante. De esta forma los brazos irán flexionados y se podrán realizar las maniobras correctamente. En la mayoría de coches el volante se puede ajustar en altura y profundidad, en caso contrario habrá que buscar un punto intermedio jugando con el asiento.

Colocar las manos

La posición de las manos sobre el volante es igualmente importante. Si imaginamos el volante como un reloj y las manos como las agujas, lo recomendable sería colocarlas a las ‘diez y diez’. Esta forma es la más cómoda y natural y además se llega a todos los controles del volante. Los pulgares deben ir apoyados en las protuberancias para evitar lesiones en caso de accidente.

Durante la conducción es importante no soltar las manos del volante (a excepción de algunas maniobras) y tampoco sujetar el volante por la parte inferior ni cruzar los brazos en giros. Aquí te recordamos algunas formas de coger que volante que no son nada recomendables y que incluso pueden acarrear una multa.

Reposacabezas


Aunque el reposacabezas sea uno de los grandes olvidados, tiene una gran importancia en caso de accidente. Este elemento clave para evitar lesiones cervicales deberá ir colocado casi tocando la cabeza (a unos cuatro centímetros de distancia) y con su parte resistente a la altura de la nuca. De esta forma si hay una colisión será más eficaz a la hora de reducir el latigazo cervical.

Cinturón de seguridad

El cinturón de seguridad es probablemente uno de los elementos que más ha revolucionado la seguridad en el automóvil. Gracias a él se han salvado cientos de miles de vidas, ya que reduce drásticamente las consecuencias de un accidente. Aunque todavía haya gente que no lo utilice, su ajuste también es importante. Lo primero es que tiene que pasar por la clavícula, una zona resistente que sujetará en caso de accidente (en el cuello podría agravar las lesiones).

Para que mejorar su efecto es recomendable tensarlo con la mano hasta que se ajuste al cuerpo. De esta forma se evitan el efecto submarino, un posible golpe contra el airbag o colarse por debajo del cinturón (algo que no debería pasar si se han seguido los pasos y la posición es correcta).

Antes de salir

Con una postura de conducción adecuada ya está casi todo listo para conducir. Antes de emprender la marcha también es conveniente llevar a cabo unas cuantas comprobaciones como el ajuste de los espejos retrovisores. En el caso del interior, bastará con ajustarlo mirando a la luneta trasera de forma que se consiga el mayor ángulo de visión. Para los laterales hay que intentar evitar los ángulos muertos y mostrando un campo de visión amplio para la zona trasera.

Una señal de que están bien colocado es que se vea al vehículo que está por detrás primero por el espejo interior y según vaya adelantando desaparece de ese y aparece en el lateral. De esta forma es como si se crease un campo de visión continuo.

Durante la marcha


Si es tu vehículo comprueba que los ajustes son los predeterminados, si es el coche de otra persona procede a buscar tu posición de conducción. No importa que el trayecto sea corto, nunca se sabe lo que puede pasar. Durante la marcha no hay que ir en tensión, con la postura de conducción correcta tiene que primar la comodidad, hacer fuerza de más solo conseguirá que aparezca la fatiga y el agarrotamiento muscular. (Tomado de Noticias Coches)