Skip to Content
Wednesday, 22 de November de 2017.
566

Los mejores anfibios rusos de la historia


07/11/2017
Excelencias del Motor

Los ingenios militares condicionan en gran medida parte de los avances que finalmente disfrutamos todos, más aún si vives en Rusia donde hasta hace bien poco la Guerra Fría influenció buena parte de los vehículos e incluso los modos de vida de sus habitantes.

Por eso encontramos este resumen de Motorpasión con algunas de las creaciones más locas con o sin ruedas, vehículos que parecen de la ciencia ficción. Hoy vamos a recoger siete de los coches, barcos y aviones anfibios más representativos nacidos en la Madre Rusia y que además de surcar el agua pueden dejarte con la boca abierta.

Avtoros Shaman 8x8

Quizá no sea un concepto tan extremadamente versátil como el SHERP, pero el Avtoros Shaman 8x8 tan ruso o incluso más que él. 4.800 kg de peso, ocho ruedas de 1,2 metros de alto y 60 cm de ancho sobre llantas de 21 pulgadas, 2,7 metros de alto y capacidad de albergar hasta 12 ocupantes más el conductor. ¿Necesitas más?

Su motor es un bloque de origen Iveco F1C turbodiésel de 3.0 litros que genera unos 176 CV y 350 Nm de par motor con los que puede alcanzar una velocidad punta sobre terreno firme de 70 km/h y 7 km/h en modo acuático. Su consumo está a la altura, con unos buenos 25 litros a los 100 km, así que le metieron 260 litros de depósito.

LuAZ 967

Saltamos a un concepto mucho más modesto pero igualmente anfibio. El LuAZ 967M es un pequeño vehículo que se diseñó en 1959 originalmente como un vehículo de transporte de tropas y municiones que fuese capaz de moverse sobre cualquier terreno.

Con un peso de 950 kg (con 400 kg de capacidad de carga) estaba pensado para poderse transportar vía aérea y ayudar al ejército ruso a movilizar a sus hombres. Para ello utilizaba un motor MeMZ-967A V4 de 887 centímetros cúbicos que movía sus cuatro ruedas gracias a 37 caballos de potencia, tal y como suponemos que nos cuenta el Bon Jovi ruso a continuación.

GAZ BTR 80

Los BTR de GAZ son quizá los vehículos anfibios rusos más reconocibles. Los BTR-60 fueron diseñados a finales de los años 50 para sustituir a los BTR-152 cuya mayor carencia era la falta de capacidad anfibia. Así, el BTR-60 se convirtió en el primer vehículo 8x8 fabricado en masa en la URSS, y además era anfibio.

El primero de los beterre sesenta contaba motores de gasolina de 12 litros y hasta 210 CV para mover su blindaje de acero templado y 10 toneladas de peso sobre cualquier superficie gracias a su tracción integral independiente y una hélice colocada en la parte trasera.

Al BTR-60 le siguieron los BTR-70 y posteriormente los BTR-80 que se siguen utilizando en la actualidad unas 5.000 unidades repartidas por todo el mundo. El 80 utiliza motores turbodiésel V8 de 14 litros y 260 caballos, puede alcanzar los 71 km/h sobre tierra firme y cuenta con una autonomía de 600 km para sus 13,6 toneladas sobre la báscula.

Existen versiones 4x4, 6x6 y la ya mencionada 8x8, dependiendo de las necesidades de cada cuerpo. Entre su equipamiento se pueden montar ametralladoras de 14,5 mm, de 7,62 mm, de 12,7 mm o antiaéreas.

Beriev BE-200

De la tierra al agua, del agua a la tierra y ahora del agua al aire. El Beriev Be-200 es un enorme hidroavión a reacción diseñado por la marca rusa homónima y que comenzó su servicio en 2003. Mide 32,1 metros de largo y de punta a punta de las alas alcanza los 32,7 metros, con un peso en vacío de 25.340 kg.

Equipado con dos turbinas de 73,5 kN cada una colocadas en la parte superior del fuselaje y por detrás de las alas con los que puede mover hasta 12 toneladas de agua en su interior o dedicarse a labores de transporte pesado y larga distancia o de pasajeros, siendo capaz de desplegar trenes de aterrizaje con los que tomar tierra en cualquier aeropuerto.

GAZ M-20 Pobeda ocho ruedas

En teoría esta cosa rara que parece una especie de Gusiluz steampunk saltó a los medios internacionales como un extraño prototipo de vehículo anfibio. Más tarde hemos podido conocer que esta cosa con ocho ruedas basada en el GAZ M-20 Pobeda y una carrocería completa realizada en paneles remachados se trataba de un tractor con el que se remolcaban aviones pesados.

Así, gracias a su sistema de tracción 8x8 mediante motores hidráulicos conseguía mover con relativa facilidad las grandes aeronaves rusas enganchadas a su parte trasera, que además está articulada. Y eso conservando esa curiosa forma de limusina apocalíptica.