La “ guagua de la música ”

Creado: Mar, 14/05/2019 - 14:42
Autor: Excelencias de…
La “ guagua de la música ”

Una historia real sobre cómo la inventiva logró abatir al aburrimiento en un pueblo cubano durante la década del 90 gracias a la guagua de la música.

La guagua de la música puede parecer una historia de camino, pero no lo es: en un pueblecito cubano a finales del pasado siglo, un autobús (que en Cuba se les suele llamar guagua) se convirtió en centro recreativo de la localidad.

El aburrimiento y la falta de conjuntos musicales fue la chispa necesaria para que, con la premisa de que la necesidad es la madre de la inventiva, todos los pobladores se pusieran manos a la obra.

La guagua de la música

En el taller central del pueblo armaron el ómnibus con todo lo necesario. Por supuesto, primero fue obligatorio hacer resurgir la guagua, que apenas andaba, antes de pintarla y rotularla con grandes signos musicales, para luego “tunearla” musicalmente, es decir, instalarle dentro todos los recursos sonoros disponibles para hacer sentir la música en toda la plaza principal.

El debut artístico fue un sábado, probablemente la noche sabatina más esperada de las últimas fechas: la gente se aglomeró desde temprano como si fuera a aparecer, más que una guagua, un conjunto musical.

Sobre ruedas y por la Avenida, llegó la vedette y una algarabía estremeció todo, incluso con más fuerza que los ruidos metálicos del central azucarero aledaño al lugar. El entusiasmo era desbordante, con algunos toques de histeria municipal y uno que otro empujoncito rumbero.

La guagua de la música, chica sonriendo en un autobus   

El artefacto musical rodante tuvo su base de operaciones permanente en la Plaza del pueblo, donde amenizaba largas noches de sábado y calurosas tardes de domingo.

Daba inicio así a un largo periodo de “guaguificación” de la cultura municipal. En el lugar, la guagua de la música se convirtió en el número uno de los grandes favoritos y desde el pueblo, la susodicha rodó a otros, como si de una gira se tratara.

Con el tiempo, la guagua de la música pasó a la historia y con la aparición de algunas pequeñas unidades de sonido de mejor factura y el renacer del talento local, se diversificó algo la cuestión, aunque a cada rato, todavía muchos hablan con añoranza de aquella música enlatada que alegró fiestas y armó romances.

Tomado de La Bicicleta www.elpequepimblog.wordpress.com

Etiquetas

Sobre el autor

Publicación con más de una década de experiencia en las noticias relacionadas con el mundo del motor. Con esta revista podrás enterarte de todo lo que quieras saber de autos, motos, camiones, barcos, aviones y demás.

Te puede interesar