El coche presidencial

Creado: Dom, 27/01/2019 - 08:00
Autor: Alfonso Cueto …
Tren Mambí

La Habana real y maravillosa guarda como una reliquia un vagón, de más de una centuria, que fungió como coche presidencial a partir de 1912.

Quienes transiten por la Habana Vieja podrán encontrar, casi escondido en el callejón, al sur del antiguo Convento de San Francisco entre la calle Oficios y la Avenida del Puerto, un equipo ferroviario en exhibición: es el llamado ¨Mambí¨, que durante años fue el vagón Presidencial de la República.

El vagón Presidencial de la República Mambí

De este modelo se hicieron en los Estados Unidos de América tres unidades en el año 1900, con trucks o partes rodantes canadienses. Fueron asignadas a los Presidentes de compañías ferroviarias norteamericanas de Estados Unidos, México y Cuba. En 1912, Horacio T. Rubens es el destinatario del coche cubano. Fue Presidente de los Ferrocarriles Consolidados de Cuba, fundados en 1924 y dueños de las vías férreas públicas desde Santa Clara hasta Guantánamo, mientras desde Santa Clara hasta Guane en Occidente, el control lo ejercía la británica United Railways of Havana & Regla Warehouses conocida simplemente como los Unidos.

Interior del coche presidencial, el comedor

El abogado Rubens había colaborado con la Junta Patriótica Cubana en Nueva York, organizadora de la lucha por la Independencia de Cuba frente a la Metrópoli española. Por ello, mantenía desde entonces buenas relaciones con Tomás Estrada Palma, quien sería el primer Presidente de la República en 1902. Al comenzar esta nueva etapa de la historia cubana, Rubens se convitió en uno de los más activos negociantes entre el gobierno nacional y los intereses norteamericanos; de ahí su presencia en la adjudicación del valioso equipo al Estado cubano. El ¨Mambí¨ podía de esa forma circular a lo largo de la Isla, con independencia de la compañía ferrocarrilera, fueran los Consolidados o los Unidos.

Interior del coche presidencial

El coche ¨Mambí¨, con una estructura interior de hierro y maderas preciosas y con 80 t de peso, brindaba estabilidad y una suave marcha. Además de una funcional distribución de espacios, que lo hacían una verdadera casa rodante.

El coche presidencial contaba con:

•Salón recibidor con dos camas colgantes abatibles y servicio sanitario.
•Salón privado con una cama colgante abatible y servicio sanitario.
•Dos habitaciones con baño intercalado.
•Comedor para ocho comensales con cubertería y vajilla personalizadas.
•Cocina.
•Habitación de servicio con dos camas y baño.

Cuarto del coche presidencial

Originalmente contaba con iluminación de carburo y un sistema de climatización con hielo seco y ventiladores.

En 1987 comenzó a exhibirse en la Estación Central de Ferrocarriles y años después se entregó a la Oficina del Historiador para su exposición en el centro histórico de la Capital.

Pasillo del coche presidencial

Etiquetas

Sobre el autor

Lic. Ciencias Sociales en 1985. Trabajó en distintas actividades en el MITRANS desde el año 1964. Libros editados: Los abuelos de los almendrones, Tranvías y trenes eléctricos y en proceso Los automóviles aristócratas lujosos y herejes.

Te puede interesar