Barreiros 42/20, el camión pesado español más vendido

Creado: Dom, 19/08/2018 - 15:28
Autor: Jorge E. Wong
Barreiro

Es difícil seguir la fatídica traza de Chrysler por la historia del automóvil. Gracias a su mala administración pasaron y quebraron no pocas firmas medianas y pequeñas, muchas europeas. Es el caso de Barreiros, el ejemplar camión español de cuya producción veremos hoy, uno de sus mejores ejemplares: el 42/20.

En 1964, Barreiros, firma un acuerdo dando entrada en las acciones a Chrysler. Por este época inauguró su planta en Villaverde, donde nació uno de sus mejores camiones el 42/20. Fue un diseño liderado por el ingeniero español Mario Gamarra que incluyó, por primera vez, una cabina Barreiros.

Se quiso un producto con las comodidades parecidas a las que se podían encontrar en un turismo de la época, y acabar con la idea de que un camión era algo tosco, incómodo y ruidoso. La cabina destacaba por su visibilidad, apenas sin ángulos muertos. Estaba realizada en chapa estampada en frío y la apertura de las puertas, de atrás hacia delante, facilitaba la entrada al interior de la cabina. Tenía cerraduras con llave en los dos lados y gracias a sus grandes estribos se accedía fácilmente a ella. La calefacción contaba con ventilador de dos velocidades, provista de antivaho. Su insonorización era por fibra de vidrio, y tela acolchada encima del capot del motor. Había una versión con literas y otra sin ellas.

Barreiros 42
 
El Barreiros 42/20 tenía una capacidad de hasta 12 t y su motor era el probado B26, de inyección directa, con 6 cilindros, 170 CV, y par máximo de 628 Nm. Montaba la caja de cambios 552, de 5 velocidades hacia delante y marcha atrás, siendo la quinta velocidad, superdirecta especial. Mediante la reductora se podían convertir en 10 marchas, más 2 de retroceso.

Posteriormente, estos camiones montaron la caja de cambios 813, de cuatro velocidades hacia delante, marcha atrás y reductora con dos velocidades. Hacían un total de 8 velocidades hacia delante, perfectamente escalonadas en dos series. De cualquier forma, el embrague era monodisco en seco, de accionamiento hidráulico con ayuda neumática.

Para capacitar al Barreiros 42/20 en cubrir distancias continentales se utilizó una dirección hidráulica integral ZF, más segura y cómoda para el conductor. El volante era de tres brazos, suave, estable y maniobrable. Por su parte, la suspensión era de ballestas semielípticas y en el eje delantero estaban auxiliadas por dos amortiguadores telescópicos hidráulicos.

El Barreiros 42/20 vivió los primeros años dulces de la alianza con Chrysler, que acabarían al bajar las ventas en 1967 y tomar el control la compañía yanqui que terminó siendo dueña de la mayoría de la acciones y marcando la salida de Barreiros de la empresa que había fundado.

Sobre el autor

Graduado de Ingeniería Mecánica Automotor en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (I.S.P.J.A.E.), en 1987.  Ha desarrollado toda su vida laboral dentro del sector automotriz. Ha colaborado de manera ininterrumpida, desde 1987, en diferentes publicaciones dedicadas al transporte –y en específico al automovilismo- entre las que se encuentran las revistas Transporte y Sendas, ambas adscritas al Ministerio de Transporte de Cuba. Es fundador de nuestra publicación, desde su número piloto, y ha colaborado en otras publicaciones del Grupo Excelencias.

Te puede interesar