Los americanos Kenworth

Creado: Vie, 20/03/2020 - 15:01
Créditos
Willy Hierro Allen
Kenworth

Los Kenworth son diferentes a los europeos o asiáticos, tienen cierto ´glamour´ que los identifica, tales como sus cromos y colores, confort y potencia.

El camión americano nació de la mano de Autocar en 1899, cuatro años después del europeo, construido por Karl Benz. Se desarrolló de manera vertiginosa dadas las características de Norteamérica: inmenso territorio donde el transporte de cargas resultaba imprescindible para el constante progreso llevado a cabo.

Así comenzó el cambio del transporte de tracción animal por el de vapor, primero, y luego por el de propulsión de motores de combustión interna, cuyo combustible son los derivados del petróleo. De ahí surge la pujante industria automotriz norteamericana y una de las perlas de su corona, son los camiones.

Te puede interesar: Freightliner, en busca del camión ideal

Kenworth

El camión hecho a su gusto

Los hermanos George T. y Louis Gerlinger crean en 1912, una empresa de autos y camiones, en Seattle, la Gerlinger Motor Car Works, en un local de Edgar Worthington, que se interesa por el negocio. Los Gerlinger hicieron un camión en 1914, llamado Gersix (motor de 6 cilindros), que se vende muy bien y comienzan a fabricar camiones a pedido de los clientes.

En 1917, el negocio no marcha y Worthington, fascinado con el Gersix, convence a Frederick Kent para comprar la empresa. Para 1923, con más de medio centenar de camiones ya fabricados, nombran su empresa como Kenworth Motor Truck Company. ¿Y de dónde ha salido ese nombre? De la unión de Kent y Worthington, los apellidos de sus dueños.

Se amplían, en 1927, montan una fábrica en Canadá y en 1929 otra nueva planta en Seattle, pero la Gran Depresión los frena y se mantienen con la fabricación de camiones de bomberos. En 1933 fue el primer fabricante de camiones en EE UU que usó motores diésel.

Cuando, en 1935, las nuevas normativas exigieron menos peso, Kenworth hizo cabinas de aluminio. En 1940 habían fabricado 226 unidades, pero entre 1941 y 1944 produjeron 1500. Ese año (1944) las familias Kent y Worthington venden la empresa a PACCAR, actual propietaria de otras marcas, como Peterbilt y DAF.

Hoy el Kenworth T800 es uno de los camiones de mayor demanda por sus rendimientos. Su motor Cummins ISX turbo inter-cooler, cuya potencia es de 400-500 HP, con un torque entre 1966 y 2237 Nm. Y se apoya en una caja de velocidades Eaton Fuller de 15 marchas.
 

Créditos
Willy Hierro Allen

Sobre el autor

Fue mecánico y corredor de motocicletas en los años 60, hace periodismo desde 1971 con artículos sobre el transporte terrestre, aéreo y marítimo, es Licenciado en Periodismo desde 1979,  premiado en concursos, coautor de libros, escribió para radio y televisión, publica notas en medios nacionales y extranjeros, dirige publicaciones especializadas.