El elevado de los tranvías en la Avenida del Puerto

Creado: Dom, 24/03/2019 - 09:00
Autor: Alfonso Cueto …
El elevado San Francisco

Durante algo más de medio siglo, la Havana Electric Railway Company (HERCO) operó una red de tranvías eléctricos en la Habana.

Se había constituido el 7 de enero de 1899 en Nueva Jersey, EE.UU. y comienza el servicio en la Habana en 1901. Sus líneas alcanzaban  áreas de Marianao, Vedado, Jesús del Monte, Lawton, Luyanó y Santos Suárez; aunque el grueso de ellas cruzaba las actuales Centro Habana y Habana Vieja.

En esta última, los recorridos se efectuaban fundamentalmente por dos calles hacia el Este, (Sol y Empedrado) y dos hacia el Oeste,(Luz y Merced).

Elevado del Puerto para tranvías

Aunque usando calles transversales, todas convergían en la calle Santa Clara, que terminaba su trazado en el Muelle de Luz. En ese punto, las rutas con terminal Muelle de Luz, giraban hacia la Alameda de Paula y comenzaban su retorno a través de las calles Luz o Merced; sin embargo, las de terminal Avenida del Puerto, debían tomar por San Pedro hasta la calle O´Reilly  de ahí la necesidad del elevado que se construye en 1904.

La obra pretendía eliminar la interferencia de las líneas con la actividad portuaria del lugar. Ocho años después se construía el primer espigón de la Havana Port Docks y en 1916 y 1921 los dos restantes; justificando  aún más el papel que desempeñaba dicha obra, que, naciendo en la esquina de las calles Santa Clara y San Pedro, ascendía hasta la horizontal para descender nuevamente al Norte hasta la calle O´Reilly, con un recorrido de unos 800 metros.

Desde allí los tranvías continuaban por la calle Chacón y transitando por toda ella frente a lo que actualmente es el Seminario de San Carlos y San Ambrosio, (donde aún pueden verse los viejos rieles descubiertos por las tareas de restauración de la Habana Vieja) empalmaban con la calle Colón y reanudaban su viaje hacia el paradero correspondiente.

El elevado de lonja para tranvías

La construcción de la Lonja del Comercio, aportó una parada intermedia al recorrido del elevado; estableciéndose un paso a nivel desde éste hacia pisos superiores del edificio, algo que facilitaba el movimiento de personal y visitantes a un importante centro de negocios de la Capital.

A pesar de los beneficios que brindaba el elevado, otros intereses movieron a su demolición en 1940; cercándose el área portuaria y estableciéndose a nivel de la calle el tránsito de los tranvías, hasta la desaparición de éstos en 1952.

Etiquetas

Sobre el autor

Lic. Ciencias Sociales en 1985. Trabajó en distintas actividades en el MITRANS desde el año 1964. Libros editados: Los abuelos de los almendrones, Tranvías y trenes eléctricos y en proceso Los automóviles aristócratas lujosos y herejes.

Te puede interesar