Wanderer, la marca alemana que la guerra liquidó

Creado: Mar, 19/11/2019 - 14:21
Créditos
Willy Hierro Allen
Wanderer

Wanderer fabricó entre 1885 y 1942 bicicletas, motocicletas, automóviles, camiones, maquinarias y herramientas, entre otras cosas. Esta es su historia.

A fines del siglo XIX, dos mecánicos, Johann Baptist Winklhofer y Richard Adolf Jaenicke, tenían su propio taller para arreglar bicicletas en la ciudad sajona de Chemnitz, a orillas del río de igual nombre. Así nació Wanderer el 15 de febrero de 1885, para reparar los velocípedos que, en ese tiempo, importaba Alemania desde Gran Bretaña.

2- Wanderer W 24
Wanderer W 24

Poco tiempo después, comenzaron a fabricar bicicletas, las cuales salieron al mercado bajo la marca alemana Wanderer. No supe qué significaba la palabra en español hasta que la “reina del disco” (la cantante norteamericana Donna Summer) lanzó en los años 80, uno de sus famosos álbumes: The Wanderer, en nuestro idioma: “El Vagabundo”.

En 1886, aunque seguían importando velocípedos británicos, se fabricaron 100 bicicletas Wanderer con una plantilla de 22 personas y, para 1887, se desarrolló un triciclo. En 1895, la fábrica se traslada a Schönau en la selva negra y continúan produciendo una amplia gama de bicicletas de distintos tipos. En 1900 planean un motor para la bicicleta.

Camión Wanderer
Camión Wanderer

La primera motocicleta Wanderer nace en 1902 con un motor de 1,5 CV de potencia que, en 1904, se reinventa con una potencia de 2,5 CV y un encendido por magneto. Esta motocicleta aumenta su potencia en 1905, primero a 4 y luego a 5 CV. Wanderer fabricó motos, cada vez mejores, hasta 1929. Pero esa es otra historia.

El primer paso para fabricar automóviles se da en 1906, cuando se logra inscribir la marca Wanderermobil, con vistas a usarla en el proyecto de un pequeño automóvil, el cual se da a conocer finalmente en 1911. Este auto, simple y pequeño, que el público recibió satisfactoriamente, se bautizó como Wanderer Puppchen (muñequita).

Fábrica Wanderer
Fábrica Wanderer

Buscando el porqué del nombre, hay una fuente que indica que se le puso por cierta obra musical alemana, cuyo protagonista es este pequeño auto. El título del musical es “Puppchen”. Y las fechas coinciden, ya que en 1912 empezó la producción del auto y el musical se estrenó en 1913. Que cómo era el Wanderer Puppchen, les cuento.

Tenía los asientos en tándem, el motor era de cuatro cilindros con 1 500 cc y daba 12 CV a 1 800 rpm. El motor y la caja de velocidades (de 3 marchas) formaban un solo bloque. El consumo era de unos 8 litros por cada 100 km recorridos y su velocidad máxima: 70 km/h. El precio de venta que tenía era de 3 800 marcos. 

Wanderer Deportivo
Wanderer Deportivo

Wanderer alcanzó prestigio por el aguante y fiabilidad de sus automóviles en dos de los segmentos más importantes en esa época, el de los autos pequeños y medianos, tiempo en que los vehículos motorizados lidiaban por hacerse populares y “no objetos de lujo para resaltar la clase poderosa de la sociedad”, como en sus inicios. 

Tras la Gran Guerra (I Guerra Mundial), la economía quedó devastada. La esfera automotriz alemana tomó la máxima de Esopo (filósofo griego): “la unión hace la fuerza”. Así, en 1925, se fusionaron Daimler y Benz para, de esta forma, crear Mercedes-Benz y en 1932, cuatro marcas lo hicieron en Auto Unión: Audi, Horch, DKW y Wanderer.

Te puede interesar: El incansable August Horch

El logotipo de los 4 aros (hoy de Audi) representó entonces a Auto Unión, o sea, la fusión de esas 4 marcas. Auto Unión dividió sus producciones en segmentos de mercado: Horch, autos de lujo; DKW, motocicletas y autos pequeños y/o ligeros; Wanderer, autos medianos; Audi se quedó sin nada y finalmente desapareció. Fue rescatada, en 1968, por Volkswagen.

Wanderer luchó en el mercado alemán con Opel, Daimler-Benz y BMW. Fue autónoma dentro de Auto Unión y siguió fabricando bicicletas, motos, maquinarias y herramientas. Wanderer ocupó el 2do lugar en producción de Auto Unión, detrás de DKW. En 1937, Alemania fabricó 216 538 autos, de ellos, la cuarta parte la produjo Auto Unión.

Te puede interesar: Wanderer W250 Cabriolet, un tesoro casi olvidado

Wanderer: Etapa de Auto Unión.
Etapa de Auto Unión.

Las marcas de Auto Unión aportaron al volumen de fabricación de autos, ese año (1937), en Alemania: DKW, 19,5 %; Wanderer, 4,7 % y ni Horch ni Audi, alcanzaron el 1 %. Los Wanderer mejoraron año tras año hasta ser el automóvil de la pujante burguesía alemana e incursiona    r en la esfera de los deportivos. El modelo W 25 K traía compresor y un moderno diseño de carrocería, el mejor entonces de Auto Unión.

Pero en 1939, todo se detuvo bruscamente, había dado inicio la II Guerra Mundial. Los últimos Wanderer salieron en 1942. Cuando acabó la guerra, en 1945, solo quedaban escombros. Sus propietarios, arruinados, nunca la reconstruyeron y sus técnicos, se fueron a la Alemania Federal para revivir DKW, que desapareció en 1966.

Cuando escuché que Audi quiere rescatar a Wanderer para nombra a sus modelos de lujo, me dije: ¿recordarán esa marca que desapareció hace ya más de tres cuartos de siglo? Aquí les dejo su historia. 

 

En portada: Wanderer 1915

Créditos
Willy Hierro Allen

Sobre el autor

Fue mecánico y corredor de motocicletas en los años 60, hace periodismo desde 1971 con artículos sobre el transporte terrestre, aéreo y marítimo, es Licenciado en Periodismo desde 1979,  premiado en concursos, coautor de libros, escribió para radio y televisión, publica notas en medios nacionales y extranjeros, dirige publicaciones especializadas.