Modelismo naval: el reto de lo pequeño

Creado: Mié, 12/02/2020 - 10:57
Créditos
Marylin Luis Grillo
Modelismo naval

La pasión por el modelismo naval lo atrapó desde pequeño y el desafío de construir pequeño ha sido mucho más que el hobbie de su vida. Un hombre que hace barcos a escala.

Israel Wilfredo Díaz Gómez «Wildy» es un hombre de retos artísticos; camarógrafo en sus inicios y fotorreportero después, ha sido descrito (en un libro publicado en Canadá) como el primer gran fan de los trenes de Cuba.

Dedicó parte de su trabajo a los ferrocarriles: hasta Suiza y Londres han llegado sus fotos compiladas bajo el título Reliquias de Hierro, y por ellos inició sus andanzas como coleccionista. Sin embargo, ha sido el modelismo naval el que le permitió hacer realidad sus sueños.

Modelismo naval

El modelismo naval es el más antiguo de todos, porque los barcos antecedieron también en su aparición a los trenes, aviones y autos, explica. Pero otro factor decidió su suerte a favor de los acuáticos: un modelo ferroviario requiere para que funcione tener las líneas de la misma escala, en tanto el barco, solo necesita agua.

Fue en 2002 cuando se propuso como un reto hacer un modelo de radio control (rc) y escogió el yate Pilar, la emblemática embarcación del novelista norteamericano Ernest Hemingway, autor de El Viejo y el Mar.

Te puede interesar además del Modelismo naval: Aeromodelismo: magia desde los cielos

“La esencia de la novela de Hemingway —quién escribió como nadie sobre el mar y la pesca— era la capacidad de hombre para luchar por la vida y adaptarse a las situaciones más extremas. Animado por el espíritu de ese trabajo, y mi admiración por el escritor que vivió durante muchos años en Cuba, tome la decisión de construir mi propio modelo, también animado por el gusto que me brindaba su diseño al estilo de los años 30”.

Modelismo naval

Disponía de fotos del yate, pues había hecho un fotorreportaje sobre el Pilar, en su actual ubicación, el Museo Ernest Hemingway, en Finca Vigía, La Habana, pero le faltaban los planos y las dimensiones exactas. Por ello, el trabajo no fue una copia con total precisión. “No tenía mucho, ni sabía bien como se montaba; el casco, por ejemplo, fue aproximado, pero igual fue una gran satisfacción”, narra sobre su primera obra.

Las soluciones y alternativas fueron diversas: para sacar la forma de las cuadernas talló un bloque de poli-espuma a partir de su propio un dibujo con la vista en la planta y vista lateral del casco obtenidas de sus fotos.

Con inventiva y mucha investigación logró hacer su Pilar, quizás no exactamente el de Hemingway, pero sí con la misma esencia del viejo que lucha azarosamente en el mar.

Después hizo un empujador, un barco de rescate, con la idea de recuperar otro barco en caso de que tuvieran problemas.

Modelismo naval

Para el tercero decidió darse un descanso y trabajó en base a un plano y el paso a paso de cómo construir una torperdera inglesa, específicamente la Vosper 70 ft a escala: 1:30. No obstante, ”cada trabajo es un reto en sí”, y la torperdera tenía el casco en forma de W, por lo que doblar la madera para conformarlo es complicado. Luego le agregó otros detalles: un extintor y la base de la ametralladora, que pudo constatar en fotos del modelo original, para que se viera más real, y tuvo que hacer modificaciones, como sustituir el papel adhesivo negro que recomendaban en la revista por metal de latas.

“Por el trabajo del yate Pilar, conocí que Cuba había hundido un submarino alemán en 1943 y entonces me propuse hacer ese cazasubmarino, el CS 13 cubano de 83 pies de la II Guerra Mundial, que logré en una escala diferente al que existía (1:25) y con cuatro funciones: escala, luces, motor y timón”.

Luego, sería momento de hacer un submarino: el U-Boat tipo VII, una semi-escala rc de inmersión dinamica, que perdió en su séptima bajada.

Modelismo naval

Se le suman a estos un Pilot (Práctico del Puerto)  en escala aproximada de 1:16, un modelo fabricado en Cuba, en servicio en estos momentos, y de diseño atractivo; un Riva Acuarama de 76 cm de eslora, un puente ferroviario en plástico escala HO (1:87); un coche Brill; la maqueta de la estación de trenes de Jarahueca, hecha en plástico y cartulina;  y en construcción un modelo de AN 2 para radio control …

También, se ha dedicado a difundir y servir de conexión entre otros aficionados como él, a través de su blog Modelismo Cubano. En diez años, el sitio web ha recibido más de 791 000 visitas de 172 países y alcanza los más de 600 post publicados.

Ya retirado como fotorreportero, piensa seguir construyendo, “al hacer un modelo, motivo el interés por la navegación. Cuba es una isla, deberíamos estar más de frente al mar”.

Créditos
Marylin Luis Grillo

Sobre el autor

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana en el año 2015.

Ha cursado los Diplomados de Análisis del Discurso, Género y Comunicación, entre otros.

Especialista en temas Internacionales. Ha trabajado en publicaciones periodicas y revistas.

Colabora en Excelencias del Motor desde el año 2017.

 

Te puede interesar