Citroën DS 19, un coche que revolucionó el mundo automotor

Creado: Mié, 03/06/2020 - 06:39
Créditos
Willy Hierro Allen
Citroën DS 19

Hace 65 años, se presentó en el Salón del Automóvil de París el Citroën DS 19. Impactó: 15 minutos después había 743 pedidos, al final del día eran 12 000.

Cuando los amantes del mundo automotor celebremos, el próximo 6 de octubre, el 65 cumpleaños del Citroën DS 19, honraremos a uno de los coches emblemáticos del siglo XX. Antes, la marca francesa de los dos chevrones había hecho innovaciones de suma importancia, como la tracción delantera, pero el DS 19 era totalmente novedoso.

Se había adelantado a su época, se veía como “el coche del futuro” que había roto los cánones establecidos con sus novedades: la aerodinámica, los frenos de disco, la suspensión independiente oleoneumática, tracción delantera y habitabilidad confortable, elementos futuristas que rompían el clasicismo imperante entonces.

Tras 18 años de estudio, pruebas, éxitos y fracasos, en el Salón de París de 1955, Citroën presentó su novedoso modelo DS 19, un automóvil distinto que “se robó el show” del Salón ese año e implantó un récord de ventas in situ muy difícil de superar (no tengo noticias de que haya sido superado): ¡12 000 solicitudes de compra el primer día!

Te puede interesar: Buick

La primera sorpresa del DS 19 la daba su revolucionario diseño, realizado por el diseñador y escultor Flaminio Bertoni (1903-1964), quien trabajó en Citroën durante décadas. En Varese, su ciudad natal, fue fundado en 2007 el Museo Flaminio Bertoni para honrar su memoria. El diseño del DS 19 se caracteriza por su aerodinámica.

Citroën DS 19

El diseño original de Bertoni perduró los casi 20 años (1955-1974) que se mantuvo su producción, con solo algunos retoques mínimos, como el del frontal, realizado en 1968 por Robert Opron, un diseñador francés que estaba subordinado de Bertoni en Citroën. Esta modificación, que le sumó aerodinámica al diseño, incluyó los faros direccionales.

En el curso de sus años de vida, el Citroën DS se diversificó en diferentes versiones, pero siempre fiel a su curioso diseño. Así, a la berlina de cuatro puertas original, se le unieron un break o familiar de cinco puertas y un cupé o descapotable de dos puertas. La carrocería aerodinámica del DS sigue siendo referente en el diseño actual de automóviles.

Si impactante fue su diseño, no menos interesante resultó su tecnología, en particular la suspensión oleoneumática con corrector automático para la altura, un sistema que con el tiempo ha sido adaptado a otras marcas, pues constituye una excelente relación confort-estabilidad. Es como el alma mater del DS.

Te puede interesar: Citroen 19_19: cien años mirando al futuro

Esta innovación se compone de una bomba, impulsada por el motor del auto, para hacer circular un fluido especial (LHM) por los sistemas de frenos, dirección y suspensión. Así, en la suspensión le permite variar la altura del vehículo en función de sus propias necesidades e incluso, se puede cambiar una rueda sin usar el clásico gato, o transitar ponchado, pues dicha rueda queda suspendida.

Citroën DS 19

El inventor de la suspensión oleoneumática, Paul Mages, sufrió múltiples reprimendas de sus superiores mientras trabajaba en su invento. Mages, operario de la fábrica Citroën, “perdía el tiempo enredado en el taller” y cuando se enteraron de que usaba material y maquinaria de la empresa para sus inventos, estuvieron a punto de despedirlo. En todo ese “tiempo” nació la suspensión oleoneumática.

A propósito, esta suspensión oleoneumática salvó a un Presidente francés durante un atentado que sufrió en 1962. Charles De Gaulle viajaba en su Citroën DS cuando un grupo armado atentó contra su vida. El auto recibió impactos de bala en la carrocería y los neumáticos. Gracias a la acción del chofer yla maniobrabilidad del DS todos salieron ilesos: el Presidente, su esposa y el propio chofer. ¡Con las llantas destrozadas, escapó!

El Citroën DS ha sido expuesto, como arte industrial, en varios museos del mundo, incluido el Museo de Arte Moderno de Nueva York, EE. UU. A fines de 1999, se mostraron los resultados del premio al Mejor Coche del Siglo y el Citroën DS fue tercero, detrás del VW Escarabajo y el Mini, a pesar de que su producción, de unos 1,5 millones de unidades, no llegaba ni al 10 % de la de sus antecesores en el certamen.

📷: wikipedia / https://www.juanvilar.com/

Créditos
Willy Hierro Allen

Sobre el autor

Fue mecánico y corredor de motocicletas en los años 60, hace periodismo desde 1971 con artículos sobre el transporte terrestre, aéreo y marítimo, es Licenciado en Periodismo desde 1979,  premiado en concursos, coautor de libros, escribió para radio y televisión, publica notas en medios nacionales y extranjeros, dirige publicaciones especializadas.