Al Mural de la Prehistoria en un Renault Sandero

Creado: Vie, 20/12/2019 - 12:21
Créditos
Willy Hierro Allen
Viaje en el Renault Sandero

El Mural de la Prehistoria cumplió 60 años y está en el Valle de Viñales.Fuimos allá en un Renault Sandero. Visitamos paisajes inconmensurables.

Recogimos el Renault Sandero en el edificio Bacardí —situado en la Avenida de Bélgica, La Habana Vieja—, una joya del Art Decó cubano construido en 1930 y restaurado por la Oficina del Historiador de la Ciudad a fines de los `90. En la planta baja está la oficina de TRANSTUR, rentadora de autos que nos facilita el vehículo.

Te puede interesar: En Pinar del Río con un Renault Sandero, de la prehistoria a los cimarrones

Como es habitual, el funcionario nos entrega el auto habilitado y, con las explicaciones pertinentes para su correcto funcionamiento, marchamos a preparar nuestro Viaje de Prueba: ruta, lugares a visitar, abastecimientos de combustible en carretera, paradas, alimentación, alojamiento… Todo lo necesario en un «buen viaje».

Renault Sandero
En la presa La Coronela

Además de los factores culturales, tecnológicos, históricos y sociales, el Viaje de Prueba lleva un mensaje: prevenir los accidentes de tránsito. Para ello, cuenta con la campaña «Si bebe no maneje» impulsada por HAVANA CLUB Internacional, en colaboración con Excelencias del Motor que la lleva impresa en cada auto.    

EL AUTO

El Renault Sandero es un automóvil de turismo del segmento B, fabricado por la automotriz francesa Renault junto a su filial rumana Dacia. Salió a la venta desde 2007 y se mantiene con frecuentes actualizaciones. Es un hatchback de cinco puertas con motor delantero, transversal, y tracción delantera. El maletero tiene 320 L de capacidad.

Renault Sandero
Combustible al auto

Está bien posicionado en su segmento por la buena distancia entre ejes, excelente diseño y calidad de los materiales empleados en su fabricación. Se considera un low-cost, enfocado a mercados cuya infraestructura vial está en desarrollo, con muy buen desempeño y relación efectividad-costo.

«Nuestro» Renault Sandero trae motor de gasolina y la caja de velocidades automática (4 marchas).

EL VIAJE

Cuando el sol comenzaba a remontar en el firmamento, emprendimos el camino. Salimos de La Habana por la Autopista del Mediodía, una doble vía construida en los años `50 que llega hasta San Antonio de los Baños. Rodamos rumbo sur hasta el entronque con la Autopista Pinar del Río (A-4) y entramos en su kilómetro 0.

Tomamos rumbo este y nos acomodamos para un largo viaje de más de 170 km. Ese día, temprano, nos montamos en el Renault Sandero: Marylin (periodista), Maykel (fotorreportero), Yaciel (web-máster) y yo, Willy, (el Editor). El equipaje en el maletero; y los pasajeros, cámara en mano, para tomar fotos en el camino; yo, al volante.

Renault Sandero
Cordillera de Los Órganos

Mantenemos 80 km/h, con el sol a espaldas. Avanzamos. Más adelante, a la izquierda, aparece, majestuosa, la presa La Coronela, la sede del equipo nacional de kayaks. Doblamos para tomar una foto con la laguna de fondo.

De vuelta a la Autopista, pasamos por el túmulo que indica el lugar donde el cantautor Polo Montañez encontró la muerte.

Fue el 20 de noviembre de 2002, cuando su auto impactó con un camión. El «Guajiro Natural», como le decían, tenía 44 años y más de 70 canciones. Vivía en la comunidad turística Las Terrazas, a orillas del río San Juan, en plena Sierra del Rosario, provincia Artemisa. Como homenaje, entonamos a coro su famosa canción Un montón de estrellas.

Renault Sandero
Restaurante Las Barrigonas

Seguimos rodando, ahora un tanto más rápido: 100 km/h, nuestro Renault Sandero trepa los repechos con agilidad y excelente estabilidad. Se reduce la velocidad (60 km/h) para cruzar el entronque de la carretera que sube a Las Terrazas. Retornamos la ruta a 100 km/h. La Autopista A-4, de doble vía, cada una con dos carriles, tiene servicentros.

Nos detuvimos en el primero de la vía Habana-Pinar, para llenar el tanque de combustible. Mientras echaba gasolina, el resto del Equipo Motor fue a la cafetería para merendar. Concluida mi labor, me les uní. Tanque lleno y satisfechos, seguimos camino. A 2 500 rpm, el Sandero alcanza casi los 120 km/h, prueba que hicimos en un tramo despejado.

El incesante «gatilleo» de cámaras y celulares del Equipo recoge el macizo montañoso de la Cordillera de los Órganos, que por estos lares se destaca entre la carretera y el mar del norte de la provincia más occidental de la isla de Cuba: Pinar del Río. Tiempo después de que el sol pasó su cenit, en el kilómetro 122, aparecieron las Palmas Barrigonas.

Renault Sandero
En el pueblo de Viñales

Vale la pena a esa hora, parar en un complejo turístico rural (restaurante, cafetería y tienda) que guarda las líneas tradicionales constructivas de la zona, con su fabricación rústica a base de madera y guano, cuyas columnas son palmas barrigonas. Bello es, además, el paisaje por el cual, estos árboles endémicos le dan nombre al lugar. Allí almorzamos comida criolla.

Cayendo la tarde arribamos a Viñales, un pueblo pequeño al estilo de los antiguos asentamientos coloniales: plaza, iglesia, casas y construcciones diversas alrededor. A principios del siglo XIX, se establecieron colonos que llegaron de Islas Canarias y, para 1878, ya era un pueblo agrícola dedicado a cosechar verduras, frutas, café y, por supuesto, tabaco.

Nos hospedamos en Villa la Musical, de Eddy & Dayaned, en calle Salvador Cisneros no. 109 y, tras un reparador baño, cenamos en el bar-restaurante Internacional 1920. Nos recomendaron visitar la Casa de la Música Polo Montañez, donde se baila a ritmo de salsa, merengue y bachata. Luego me enteré que nadie salió de su habitación esa noche.

Renault Sandero
Por la calle Salvador Cisneros de Viñales.

Aun cansados, bien temprano tomamos la carretera del Valle de Viñales para llegar al Mural de la Prehistoria cuando recibe directamente los rayos del sol fuerte mañanero e, incluso (con autorización) entramos con el auto hasta la base del mural. ¡Impresionante estar frente a uno de los mayores frescos a cielo abierto del mundo! 

Recorrimos el valle y sus alrededores, plantaciones de tabaco, hablamos con los campesinos (que preparaban la cosecha), rodamos por terraplén y estuvimos en las entrañas del valle. Entre mogotes gigantescos, pasamos por desfiladeros, por Puerta del Ancón, que separa la Sierra de Guasasa y Viñales, fuimos al Palenque de los Cimarrones…

Renault Sandero
Por terraplenes en las entrañas del Valle.

De regreso, la ciudad de Pinar del Río. Visitamos el teatro Milanés, la fábrica de Guayabita del Pinar, el Parque de la Independencia, el Palacio Guasch… Por la tarde, echar combustible y rumbo a La Habana, donde arribamos al anochecer, para al día siguiente entregar el auto. Fueron 4 días de Viaje de Prueba con el Renault Sandero por hermosos parajes… Inolvidables.

Créditos
Willy Hierro Allen

Sobre el autor

Fue mecánico y corredor de motocicletas en los años 60, hace periodismo desde 1971 con artículos sobre el transporte terrestre, aéreo y marítimo, es Licenciado en Periodismo desde 1979,  premiado en concursos, coautor de libros, escribió para radio y televisión, publica notas en medios nacionales y extranjeros, dirige publicaciones especializadas.