Caminos de miedo: Clinton Road (Final)

Creado: Mié, 10/06/2020 - 07:03
Créditos
Amparo Lopez Rego
Clinton Road

Muchos consideran a Clinton Road la carretera más extraña y misteriosa, y se preguntan si existe una explicación para que tanto terror se aloje en ella.

Hay algo que siempre hace reflexionar sobre el amasijo de relatos truculentos que alberga la Clinton Road, la misteriosa carretera en el condado de Passaic, Nueva Jersey, y es el hecho de que otras carreteras del estado, tan desoladas y silenciosas como las que nos ocupa, no tienen recuento alguno de historias espeluznantes.

Entonces, ¿es pura coincidencia que sucesos tan extraños e inexplicables ocurran únicamente en Clinton Road?

Fantasmas, ruidos no identificados, animales diabólicos, sacrificios… todo parece converger en esos 16 km de extensión y no en los caminos vecinos, como si esta carretera consiguiera poner fin a lo que de verdad existe y haga estallar de miedo la imaginación.

DE FANTASMAS

Probablemente una de las historias más conocidas es aquella de que cerca de la presa de Clinton Road, donde hay un puente y una afilada curva a la que nombran Curva del Hombre Muerto, aparece el fantasma de un niño.

Hay varias versiones pero la más difundida asegura que si lanzas una moneda al agua, el fantasma de un niño ahogado te la devolverá.

Otros atestiguan haber visto, particularmente en horas impares, a un par de Ghost Rangers (guardabosques fantasmas), asesinados en 1939 mientras patrullaban. Para unos, aparecen y desaparecen con rapidez sin emitir sonido alguno, mientras otros dicen haber recibido advertencias y recomendaciones de los etéreos vigilantes.

Te puede interesar: Caminos de Miedo: Clinton Road (Primera Parte)

Otras de las espectrales visiones que han elegido a Clinton Road como lugar de exhibición, son las de los vehículos fantasmas, como camiones y camionetas. Para colmo está la historia de unos faros flotantes, que persiguen a conductores nocturnos hasta desaparecer súbitamente al final de camino.

Cuentan de un auto Chevy Camaro conducido por una joven, quien supuestamente murió en 1988 al estrellarse en la curva más cerrada de Clinton Road. Dicen que solo se muestra si alguien menciona su historia al conducir por ese camino. Entonces, ya sabe: “calladito se ve más bonito”.

Si lo anterior no resulta suficiente, se han avistado vehículos cuyos conductores, al estilo del cuento de Washington Irving(1) no tienen cabeza.

Clinton Road
📷: Es creencia común de muchos, que las ruinas de una fundición de hierro del siglo XIX no son más que restos de un antiguo templo druida.

¿CRIATURAS SOBRENATURALES?

No podían faltar relatos al estilo de El Sabueso de los Baskerville(2). Así que desde perros infernales, hasta monos y animales híbridos que pueden devorar a los humanos, han reclamado espacio en la “compleja” carretera.

Pero hay quienes desestiman un origen sobrenatural, al explicar que son animales que pertenecieron a un parque temático de la zona, llamado Jungle Habitat (La Selva Habitat)  clausurado en 1976, y que han mutado en su esfuerzo por sobrevivir.

EL CASTILLO DE LA CRUZ

Richard J. Cross construyó en 1905 Cross Castle, una mansión de estilo gótico, para vivir en ella con su familia.

Muchos años después gran parte de su estructura fue consumida por un incendio del que solo los muros lograron escapar; el sitio entonces se convirtió en punto de reunión para la práctica de lo satánico y lo oculto.

En 1988 las paredes fueron derribadas por no considerarse suficientemente sólidas y solo los cimientos y algunas partes de su estructura quedan en pie; no obstante, para muchos todavía es un sitio de pura maldad.

Aseguran que puedes quedar atrapado en él, como si fuerzas invisibles te inmovilizaran, pues aún merodean los espíritus y las esencias malignas derivadas no solo del culto a Satán sino de las actividades de los miembros del Ku Klux Klan(3) que una vez estuvo activo en la zona y acostumbraba aglutinarse en esos lares.

Cánticos, lamentos y sonidos de cadenas también dicen haberse escuchado en esta área. En fin… se cree que es lugar para rituales extraños y aconsejan que “nunca tras pases los límites del Castillo de la Cruz”.

Clinton Road
📷: En 1988 las paredes del Castillo de la Cruz fueron derribadas y solo los cimientos y algunas partes de su estructura sobreviven; aún se afirma que es un sitio repleto de maldad.

EL TEMPLO DRUIDA

Es creencia popular que las ruinas de una estructura cónica de piedra correspondan aun antiguo templo druida(4),en el que estos sacerdotes practicaban sus ritos y donde lo tenebroso podía apoderarse de cualquier intruso.

En verdad la construcción no es más que una fundición de hierro que data de 1826, la cual fue incluida, en 1976, en el Registro Nacional de Lugares Históricos bajo el nombre de El Horno de Clinton.

Hoy en día está cercada para impedir el paso de los llamados cazadores de fantasmas y así prevenir cualquier accidente, pero lo cierto es que sus atributos como templo druida la siguen acompañando junto con toda una serie de relatos escalofriantes de los cuales ha sido escenario a través del tiempo.

UN PASEO INOLVIDABLE

Los anteriores y otros muchos relatos no dejan dudas de que la Clinton Road resulta ser idílica para aquellos que buscan vivencias al estilo de tropezar con fantasmas y adoradores del diablo, encontrar restos de animales sacrificados y disfrutar de la sensación de ser vigilados mientras escuchan risas y ruidos extraños y se iluminan con luces que vienen de nadie sabe dónde.

Un paseo de primera para los que, ansiosos de una buena descarga de adrenalina, afrontan viajar secundados por vehículos oscuros que le dan caza a lo largo de todo el camino, obligándolos a pisar hasta el fondo el acelerador aún en curvas que tienen nombres tan sugerentes como la del Hombre Muerto.

Pero también Clinton Road también es famoso por poseer un conjunto de semáforos, separados por 400 pies de distancia (poco más de 120 metros) donde la Ruta 23 lo intercepta.

Y es que las luces rojas de ambos señalizadores demoran hasta dos minutos y 15 segundos en ceder lugar a la amarilla, mientras que las verdes se activan por solo 8 segundos, así que 5 minutos, al menos, lleva cruzar la R23 para continuar el trayecto.

Un estudio de planificadores de tráfico asegura que con esto se prioriza la circulación en la ruta 23 y se evitan embotellamientos en las horas pico.

Pero quizás deberíamos apreciar la demora como un acto de generosidad. Son cinco minutos más para que los que están a punto de “sumergirse” en lo inesperado, reconsideren el rumbo. Y para que los que ya los dejan atrás, despidan con alivio al que sigue a la cabeza de los caminos embrujados.

 

Notas:

(1)Me refiero a El Jinete sin Cabeza, del escritor norteamericano Washington Irving.

(2)El Sabueso de los Baskerville, otro de los enigmas resueltos por el archifamoso detective Sherlock Holmes, nacido de la pluma del escritor británico Sir Arthur Conan Doyle.

(3)El Ku Klux Klan (KKK) es el más antiguo y perverso de los grupos de odio de los EE.UU., con una larga historia de violencia en pos de justificar la supremacía blanca.

(4)Los Druidas son los líderes religiosos de las antiguas culturas celtas, también fueron sanadores, autoridades legales y consejeros, entre otros.

Créditos
Amparo Lopez Rego

Sobre el autor